10 reglas tecnológicas para tu hijo/a adolescente

Vivimos en una sociedad donde las nuevas tecnologías dominan la vida de cualquier persona, sin importar la edad. Los aparatos electrónicos están a la orden del día y desde los más pequeños a los más grandes cuentan con este tipo de tecnología entre sus manos, ya sea un ordenador, una tablet, un teléfono inteligente, etc. Pero tanto los niños como los adolescentes necesitan reglas tecnológicas para hacer un buen uso de los aparatos y también, para cuidar su salud física y mental.

La tecnología puede ser una herramienta maravillosa para adolescentes. Pero, sin una guía adecuada, la electrónica también puede ser peligrosa. Desde los depredadores hasta la adicción a Internet, los adolescentes enfrentan riesgos reales en el mundo virtual. Es necesario establecer pautas que ayuden a tu hijo adolescente a tomar decisiones saludables con las tecnologías de cualquier tipo.

Reglas tecnológicas: reglas escritas

Es necesario que antes de comenzar a establecer las reglas las penséis detenidamente y que una vez que lo tengáis claro las escribáis. Tendrás que hablar con tu hijo/a adolescente y explicarle las consecuencias negativas de romper las reglas antes de tiempo, así no se sorprenderá cuando le quites privilegios o apliques las consecuencias negativas que hayáis acordado anteriormente.

Si no sabes cómo pueden ser las reglas tecnológicas para que sean eficaces con tus hijos adolescentes, no pierdas detalle y a continuación encontrarás unas reglas adecuadas para la edad de tus hijos en esta etapa tan complicada. No pierdas detalle, ¡y apúntalas si es necesario para que no se te olviden!

Nada de mensajes durante las comidas

La comida es un momento familiar que se debe respetar, además que es ideal para establecer los vínculos afectivos. Debes enseñar a tu hijo a ser respetuoso en la mesa y con tu ejemplo, no deben haber dispositivos electrónicos durante las comidas. Este tiempo deberá emplearse para alimentarse correctamente y hablar entre vosotros.

Explica a tu hijo que hablar con otras personas por el teléfono mientras se tiene a otras personas delante es descortés y de mala educación. No solo tendrá que cumplir esta regla en las comidas si no en cualquier otro ámbito también.

La televisión también apagada durante las comidas

La televisión también es un aparato electrónico y aunque estemos acostumbrados a su presencia en el hogar, también debe tener un uso limitado. Limita el tiempo de pantalla apagando la televisión durante las comidas. No uses el televisor como audio de fondo, porque esto además de convertirse en un mal hábito, impide la comunicación real y aumenta el mal humor.

No hay dispositivos electrónicos hasta que todas las tareas estén acabadas

Tanto las tareas domésticas como las tareas escolares deben estar acabadas antes de tener cualquier tiempo recreativo con dispositivos electrónicos de cualquier tipo. Los adolescentes primero deberán hacer sus responsabilidades, ya que esta es una buena forma de enseñar auto disciplina. El tiempo de pantalla debe ser un privilegio para disfrutar después del trabajo asignado acabado.

Apagar los aparatos por la noche a una hora en concreto

Toda la electrónica deberá apagarse todos los días a la misma hora. Puedes crear un ‘horario de pantallas’ para que tus hijos sepan cuando se puede y cuando no se puede utilizar los dispositivos electrónicos. El uso de las pantallas por la noche puede interferir en los hábitos del sueño por lo que es mejor acostarse leyendo un libro o hablando entre vosotros.

Sin televisores en las habitaciones

No permitas que tus hijos tengan televisiones en sus dormitorios porque entonces le alentará a consumir demasiado tiempo de pantalla. Además, si permites que tenga televisión no podrás controlar ni lo que está viendo ni el tiempo que pasa delante de la pantalla.

La televisión deberá estar en un lugar común de la casa y también deberán existir tiempo para verla y tiempos para que esté apagada.

Los ordenadores en lugares comunes de la casa

Parecido a lo que ocurre con la televisión debe ocurrir también con los ordenadores. Deberán estar situados en lugares comunes de la casa, porque de esta manera potenciarás un uso más responsable de las nuevas tecnologías. De esta manera también puedes proporcionar seguridad da tu hijo y saber que no está accediendo a contenidos inapropiados e incluso, puedes ayudarle también a entender mejor cómo debe proteger su intimidad y su privacidad.

Los padres deben tener acceso a las contraseñas

Si tus hijos quieren tener cuentas propias, como por ejemplo las redes sociales, entonces deberán facilitarte las contraseñas de sus cuentas. No es para espiarles, únicamente para protegerles. Puedes asegurar a tus hijos que no consultarás esas cuentas a menos que tengas motivos para creer que algo inapropiado está sucediendo. También puedes establecer reglas, como decirle a tu hijo adolescente que tienes que ser amigo suyo en Facebook y otras redes sociales y que solo puede aceptar solicitudes de amistad de personas que conoce personalmente.

El teléfono apagado antes de dormir

El teléfono deberán estar apagados y guardados antes de meterse en la cama. Muchos adolescentes se mensajean por la noche y esto puede hacer que se sienta tu hijo obligado a responder o incluso, que le perjudique la calidad del sueño. Esta es una forma de proteger a tus hijos, ya que así también los amigos de tus hijos no esperarán a que responda porque es el momento de dormir.

Cuidado con la privacidad

Debes enseñar a tus hijos a que nunca deberán dar datos personales en Internet bajo ninguna circunstancia. Tus hijos quizá piensen que están a salvo de los peligros de Internet, pero nada más lejos de la realidad… Los adolescentes pueden dar datos personales porque creen que será algo inofensivo o incluso pueden divulgar información publicando mensajes como por ejemplo: ‘vivo delante del instituto’.

Establece reglas muy claras sobre la información y la importancia de mantener una buena reputación virtual. También es necesario que tu hijo aprenda a no dar información privada de la familia en las redes sociales.

Los adolescentes de hoy no están acostumbrados a tener privacidad. A la mayoría de ellos les encanta hablar de sus cosas en las redes sociales, sin importar quien está leyendo en la otra parte de la pantalla. Por lo tanto, es importante tener conversaciones sobre privacidad para la familia.

Deja claro a tu hijo adolescente que no debe hablar sobre asuntos familiares o privados en redes sociales, como el despido de un trabajo o los exámenes suspendido de los hermanos. La privacidad es imprescindible en nuestra sociedad.


Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.