2 cuentos cortos para leer con niños

cuentos cortos para niños

Inculcar el hábito de la lectura en los niños es fundamental para que adquieran la pasión por la lectura. Ya que el interés por los cuentos no es algo que se lleve de serie, no se nace con ello, es necesario trabajo y constancia para que llegue a calar hondo en los más pequeños. Leer cada día con ellos es fundamental, es la única manera de hacer que los niños disfruten de las aventuras e historias increíbles que cuentan los libros.

Colocar los cuentos en un lugar accesible para los niños, es importante para que puedan tener acceso a ellos de forma autónoma. Procura que tengan sus cuentos en un lugar visible, para que puedan cogerlos siempre que quieran. También es importante leer con ellos cada día, para que puedan valorar lo divertido y apasionante de los libros. Sin olvidar el tiempo de calidad que pasarás con tus hijos mientras disfrutáis de los cuentos.

Cuentos cortos para niños

La oferta de cuentos infantiles es muy amplia, los más tradicionales nunca fallan y son perfectos para que los tengan en su librería. Pero quizá para cada día, es aconsejable buscar cuentos cortos para leer con los niños, así la falta de tiempo nunca será una excusa. Estos son algunos ejemplos, pero puedes encontrar infinidad de cuentos infantiles que apenas ocupan unos minutos.

Carrera de zapatillas (Alejandra Bernardis Alcain)

Había llegado por fin el gran día. Todos los animales del bosque se levantaron temprano porque ¡era el día de la gran carrera de zapatillas! A las nueve ya estaban todos reunidos junto al lago. También estaba la jirafa, la más alta y hermosa del bosque. Pero era tan presumida que no quería ser amiga de los demás animales, así que comenzó a burlarse de sus amigos:

– Ja, ja, ja, ja, se reía de la tortuga que era tan bajita y tan lenta.

– Jo, jo, jo, jo, se reía del rinoceronte que era tan gordo.

– Je, je, je, je, se reía del elefante por su trompa tan larga.

Y entonces, llegó la hora de la largada. El zorro llevaba unas zapatillas a rayas amarillas y rojas. La cebra, unas rosadas con moños muy grandes. El mono llevaba unas zapatillas verdes con lunares anaranjados. La tortuga se puso unas zapatillas blancas como las nubes. Y cuando estaban a punto de comenzar la carrera, la jirafa se puso a llorar desesperada. Es que era tan alta, que ¡no podía atarse los cordones de sus zapatillas!

– “Ahhh, ahhhh, ¡qué alguien me ayude!” – gritó la jirafa.

Y todos los animales se quedaron mirándola. El zorro fue a hablar con ella y le dijo:

– “Tú te reías de los demás animales porque eran diferentes. Es cierto, todos somos diferentes, pero todos tenemos algo bueno y todos podemos ser amigos y ayudarnos cuando lo necesitemos”.

Entonces la jirafa pidió perdón a todos por haberse reído de ellos. Pronto vinieron las hormigas, que treparon por sus zapatillas para atarle los cordones. Finalmente, se pusieron todos los animales en la línea de partida. En sus marcas, preparados, listos, ¡YA! Cuando terminó la carrera, todos festejaron porque habían ganado una nueva amiga que además había aprendido lo que significaba la amistad.

FIN

La aventura del agua

Un día que el agua se encontraba en el soberbio mar sintió el caprichoso deseo de subir al cielo. Entonces se dirigió al fuego y le dijo:

“¿Podrías ayudarme a subir más alto?”

El fuego aceptó y con su calor, la volvió más ligera que el aire, transformándola en un sutil vapor. El vapor subió más y más en el cielo, voló muy alto, hasta los estratos más ligeros y fríos del aire, donde ya el fuego no podía seguirlo. Entonces las partículas de vapor, ateridas de frío, se vieron obligadas a juntarse, se volvieron más pesadas que el aire y cayeron en forma de lluvia.

Habían subido al cielo invadidas de soberbia y recibieron su merecido. La tierra sedienta absorbió la lluvia y, de esta forma, el agua estuvo durante mucho tiempo prisionera en el suelo, purgando su pecado con una larga penitencia.

FIN

Los cuentos cortos son perfectos para crear charlas abiertas con los niños y hacerles pensar en cuestiones importantes como la amistad, el respeto o la solidaridad


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.