2 frases que no debes decirle a tus hijos

hablar con los hijos

Los niños te escuchan cada día, escuchan cada cosas que dices y saben cómo lo dices. Es probable que en la gran mayoría de cosas que dices al cabo del día no te hayas dado cuenta del impacto emocional que puede tener en tu hijo algunas de las cosas más cotidianas que puedes decir. Pero hay ciertas frases que es mejor que no les digas a tus hijos (ni que digas delante de ellos).

Estoy segura que serás consciente de la importancia que tiene no decir a tus hijos frases como: “Ojalá te parecieras más a tu hermana”, “Cuando se lo diga a tu padre te vas a enterar”, “A la próxima te pego en el culo”, “Si sigues así te quedas sin postre”. Pero no me refiero a este tipo de frases, sino a otras menos obvias y que puedes estar diciendo en este momento.

Date prisa, eres muy lento

Tu hijo no pierde el tiempo comiendo o atando sus zapatillas, lo hace a su ritmo, no al tuyo. Pero que empujes a tu hijo para que haga las cosas más rápido, le presiones o hagas las cosas por él no ayudará a que haga las cosas más rápido, sólo conseguirás que se sienta mal consigo mismo. No es justificable que por la prisa le estés causando estrés a tu hijo. Es necesario que suavices el tono cuando le digas, “venga cariño, date prisa”. También puedes decirle cosas como por ejemplo: “¿Competimos a ver quién acaba antes de anudar los zapatos?”. No es necesario vivir en un estrés constante, las cosas se pueden hacer de otra manera, más divertida para todos, ¡y más eficaz!

Estoy a dieta porque necesito adelgazar

Si quieres cuidar tu peso es mejor que no digas este tipo de frases en voz alta porque tus hijos podrían desarrollar una imagen corporal poco saludable en ellos mismos. Es mejor que les enseñes buenos hábitos y decir cosas como: “Estoy comiendo sano porque me gusta cómo me hace sentir”. Y lo mismo pasa con hacer ejercicio, en lugar de decir: “Tengo que hacer ejercicio para estar en forma” es mejor decir: “Qué bonito día, voy a dar un paseo”. ¡Y lo podéis dar juntos!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *