3 consejos para enfrentar a la vuelta al cole con menos estrés

3 consejos para enfrentar a la vuelta al cole con menos estrés

Y queda poco para la vuelta al cole. El nuevo año escolar supone un desafío tanto para los niños como para los padres. Madrugar, acostarse pronto, llegar a tiempo, desayunar bien, llevar las tareas al día o compaginar las actividades de toda la familia son solo algunos de estos desafíos.

Las tres estrategias siguientes te ayudarán a marcar una diferencia significativa a la hora de enfrentarte a la vuelta al cole para conseguir que toda la familia lo afronte con menos estrés. 

Hacer las cosas divertidas

Por muy atareados que estéis todos, trata de planificar algo que podías hacer todos los días para favorecer la diversión y las risas. Puede ser algún tipo de competición para ver quién se viste antes por la mañana o quién es capaz de levantarse primero. Establece algún tipo de recompensa, que no tiene por qué se material. Puede tratarse de elegir la película que veréis en familia el sábado por la noche, por ejemplo.

Incorporar juegos y una actitud alegre en una situación de alta presión puede ayudar a tus hijos a sentirse mejor respecto a todas las cosas que tienen que hacer de cara al nuevo año escolar. Con la adición de la risa a la rutina cambian  sus interacciones se fortalece el vínculo familiar.

Olvídate de todo sea perfecto

Una de las cosas que más estrés genera de cara al comienzo de curso es tenerlo todo planificado al minuto y esperar que todo salga perfecto. Si quieres aflojar la tensión olvídate de perfeccionismo.

Aunque hacer las cosas perfectas puede ser un gran objetivo, la perfección carga una obligación que solo sirve para añadir presión. Así durante las primeras semanas es mejor que cuentes con cometer errores. Usa esos errores para reconocer y aceptar los fallos y que las cosas no siempre pueden ir sin problemas.

Añádele una cucharada adicional de paciencia y comprensión a tu desayuno

Después de las vacaciones tus hijos estarán completamente descentrados. Puede que tú también. Pero para ti seguro es más fácil retomar la rutina, al menos más que para ellos. No les exijas más de la cuenta y ten paciencia. Sé comprensiva y no les agobies.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *