3 razones para no permitir a tu hijo dormir junto al móvil

3 razones por las que no deber permitir a tu hijo dormir junto al móvil

Dormir junto al móvil puede ser muy perjudicial, tanto para tus hijos como para ti. Sin embargo, los adolescentes salen peor parados, porque se llevan lo malo que nos llevamos los adultos más un extra que viene con la adolescencia.

Puede parecer complicado, pero por su salud y por su seguridad, deberías impedir que tu hijo duerma junto al móvil. Aunque el proceso de destecnologización sea complicada, las siguientes justificaciones te ayudarán a entender por qué es tan importante.  

Tener el móvil cerca provoca problemas de sueño

La privación del sueño es un problema importante a todas las edades y, en todos los casos, la falta de sueño peligrosa, especialmente para los adolescentes. La electrónica es una de las gran culpables y responsables de ello, ya que que puede interferir con el sueño.

La luz emitida por las pantallas interfiere con el reloj biológico de los adolescentes cuando se usa cerca de la hora de acostarse. Las pantallas retroiluminadas, como las que se encuentran en los teléfonos inteligentes y las tabletas (y también en los ereaders) pueden interferir con la producción de melatonina en el cerebro, lo cual puede hacer que sea difícil conciliar el sueño (a los adultos nos pasa igual.

Pero esto no es todo. Los problemas para conciliar el sueño no es lo único con lo que interfieren los móviles. A lo largo de la noche, los adolescentes pueden recibir llamadas telefónicas, mensajes de texto, alertas de redes sociales y otras notificaciones de apps.

Pueden recibir presiones, amenazas o provocaciones

En línea con lo anterior, aún peor que la interrupción del sueño es la posibilidad de recibir presiones para hacer cosas poco adecuadas o saludables (a las que la nocturnidad acompaña), además de amenazas o provocaciones y también invitaciones diversas (juegos online, chats de vídeo, intercambio de fotos inapropiadas, chantajes, etc.). Esto se convierte en algo más importante que la interrupción del sueño. Retirarle a un adolescente el móvil durante la noche puede ahorraros muchos problemas.

No es saludable para los adolescentes usar continuamente su móvil

Algunos adolescentes se vuelven muy dependientes de la tecnología y sienten la necesidad de estar siempre conectados y disponibles para sus amigos. Para muchos el móvil se convierte en algo que les da seguridad y estar sin él aunque sea unos minutos puede provocarles ansiedad. No hace falta que te diga que esto no es saludable para los adolescentes (ni para los adultos, y si los has experimentado sabes de lo que hablo).

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *