3 señales de acoso escolar en primaria

El acoso escolar en primaria

Un nuevo curso escolar ha comenzado, los niños de todas las edades ya se encuentran inmersos en tareas, lecciones y nuevos aprendizajes que enriquecerán su vida. Pero además de aprender y desarrollarse para ser futuros profesionales capacitados, los niños aprenden en la escuela a relacionarse con sus iguales. Jugar con otros niños forma parte del colegio y por desgracia, en muchos casos es en el juego donde comienza el acoso escolar.

En los últimos años, el acoso escolar se ha convertido en la principal preocupación de padres y madres. Ningún niño está libre de sufrir este tipo de daños, en muchos casos irreparables. Por ello, es muy importante estar alerta ante las señales que los pequeños nos hacen llegar. Porque lo más seguro es que tu hijo tenga miedo de hablar abiertamente contigo, por mucha confianza que pueda tener.

Escuchar a los niños es fundamental, aunque pueda parecer que no están diciendo nada importante, sus palabras pueden ayudarte a conocer a tu hijo en profundidad. Además, debes prestar atención a su comportamiento habitual, ya que cualquier cambio en su personalidad podría estar indicando algo importante. No obstante, es muy importante diferenciar lo que es acoso de lo que no lo es.

¿Qué es el acoso escolar?

Chica sufriendo bullying en clase

Los niños se pelean, lo primero que debes asimilar es que esto es así aunque tu hijo o hija tenga muy buen carácter y tú nunca lo hayas visto pelearse. Quizá un día tu hijo te cuente que se ha peleado con otro niño, o que se han enfadado porque ambos querían jugar con el mismo juguete. En este caso, no debes darle mayor importancia en primera instancia.

Generalmente, estas peleas son aisladas y en pocos días los niños las olvidan y vuelven a ser amigos. Otra cosa muy diferente son los insultos continuados, las burlas, amenazas o agresiones. Ese tipo de comportamiento se repite, se convierte en acoso cuando es algo habitual. No obstante, nunca debes pasar por alto ni una simple pelea, ya que podría convertirse en acoso de una forma muy sencilla.

La víctima de acoso suele cambiar su comportamiento habitual de diferentes maneras, estas son algunas señales de alerta.

Cambios en su comportamiento

Lo más seguro es este cambio se produzca de forma muy progresiva, el niño poco a poco irá cambiando su actitud. Se mostrará reacio a la hora de ir al colegio, intentará evitar ir a clase con excusas como una repentina enfermedad. Podrás notarle nervioso e inquieto, en muchos casos tan solo con hablar del colegio o con tener que hacer los deberes.

Cuando la situación es muy grave, el niño puede sufrir episodios de ansiedad. Esto le puede provocar llanto repentino, vómitos y diversos problemas físicos derivados de los nervios.

Problemas alimentarios

Niña frente a un plato de verduras

Otro de los signos más frecuentes en niños que están siendo víctimas de acoso, es un cambio a la hora de comer. Generalmente, el niño pierde el apetito y la hora de las comidas son otro motivo de ansiedad para el pequeño. De igual manera, los nervios pueden provocar que el niño coma de forma compulsiva debido a la ansiedad.

Señales físicas de acoso escolar

Las señales físicas son evidentes, aunque no siempre son señal de acoso por lo que debes ser cauta ante ellas. Si observas arañazos, marcas de mordiscos, heridas o cualquier otra lesión, pregúntale a tu hijo tranquilamente. Muéstrate serena para que el pequeño se encuentre tranquilo y se sienta más cómodo para hablar contigo. Quizá sea fruto de una pelea puntual, una caída en el patio del colegio o un caso aislado.

En cualquier caso, asegúrate de que no se repite diariamente porque en ese caso tu hijo puede estar siendo víctima de acoso escolar.

Sin embargo, las señales físicas aunque son más evidentes no siempre son la primera señal de alerta. El acoso generalmente comienza de forma verbal. Con insultos, burlas, bulos que se divulgan por el colegio etc, todo ello, causa un enorme daño emocional en el niño. Un daño que lamentablemente en muchos casos, es prácticamente imposible reparar.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.