Recomendaciones de la AAP sobre cuándo dar de alta a un recién nacido.

exámenes pediatricosActualmente en nuestro país, España, las mujeres y los bebés obtenemos el alta hospitalaria tras permanecer ingresados 36 horas aproximadamente después del parto. Pero entre papeleo y esperas, al final cumples las 48 horas de ingreso hospitalario. La asociación americana de pediatría (AAP) ha instado al personal sanitario a valorar si este periodo es suficiente para que se cumplan los objetivos necesarios para asegurar el bienestar del bebé en su nueva vida.

Para ello, han enumerado unos criterios que deberían de cumplirse sin excepción a la hora de dar el alta al recién nacido. Y es que en ese día y medio de ingreso tras el nacimiento del bebé, son más los familiares que pasan a verte que personal sanitario como tal. Los creadores de los criterios que veremos a continuación, han recordado la gran importancia que tiene conocer el entorno al que el bebé va a ir en cuanto salga del hospital, así como conocer a los padres y descartar posibles problemas con ellos. 

Criterios para dar de alta al recién nacido

  1. Exámenes clínicos y físicos con resultados satisfactorios. Con ellos se descarta la posibilidad de que el bebé o la madre tengan que volver al hospital al cabo de unos días por algún problema no detectado.
  2. Al menos dos tomas de pecho o biberón completas y exitosas, asegurando así que el bebé se alimenta correctamente.
  3. Disponer de un sistema de retención infantil instalado en el coche. La madre ha de saber cómo se usa.
  4. Evaluación del entorno familiar. Historiales médicos para descartar consumo de drogas o alcohol y los antecedentes, para saber si hay pasados casos de violencia física o abuso infantil.
  5. Seguimiento médico del posparto para evaluar el correcto crecimiento del bebé y la recuperación de la madre.valoración familiar para la llegada del bebé a casa

Apoyo psicológico tras el parto

Algo que eche mucho de menos tras el parto de mi hija fue un seguimiento psicológico. El cansancio nunca experimentado hasta la llegada de la maternidad puede acabar con tu moral. No está mal tener un hombro en el que llorar fuera de la familia. En nuestro país los seguimientos a los recién nacidos son con más frecuencia en la sanidad privada, donde normalmente cada 15 días visitamos al pediatra. En el caso de tener seguridad social, las consultas suelen ser cada mes los primeros meses y después pasan a ser trimestrales. Y en ambos casos, la madre tiene una o dos citas ginecológicas tras el parto.

No hay ningún profesional al que te deriven tras el parto para hablar sobre ti misma. Además, se está perdiendo el acto de hacer tribu con otras madres para hablar sobre los miedos o sobre las experiencias que la maternidad nos está enseñando. A veces es como si nos dijeran: “todo bien, vive tu nueva vida y que no te afecte mentalmente, que estás preparada para esto”. Pero aún nos queda mucho por avanzar para que la vida de las nuevas familias empiece con buen pie.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *