Cómo entretener a los niños en una cena familiar

Los niños son muy inquietos por naturaleza, les gusta correr y pasarlo bien alrededor de la familia. Esto en ocasiones puede hacer que los padres sientan algo de ansiedad cuando no puede controlarlos e incluso, que pierdan los nervios. Pero los niños son niños, y como tales, hay que dejar que crezcan disfrutando de su infancia. Por supuesto, necesitarán normas y límites, pero siempre basándonos en el respeto hacia los niños y una flexibilidad en las normas. Pero, ¿qué ocurre cuando hay que acudir a una cena familiar? ¿Los niños deben estar atados a una silla?

Para nada. Los niños son niños y se deben portar como tales. No esperes que tus hijos se comporten como un adulto, porque si lo hicieran, entonces es que hay algo que no marcha bien.

Un niño que no está contento y revolucionado y se pasa demasiado rato sentado sin hacer nada y apático, puede incluso ser síntoma de que se está poniendo enfermo o que un resfriado viene de camino. Por este motivo, cuanta más energía tengan, mejor, ya que mostrarán que están felices.

Acudir a una cena familiar

Cuando se acude a una cena familiar o a una comida donde hay muchos invitados, para los niños eso supone una fiesta. Pero claro, hay veces que deben estar sentados para poder comer o para simplemente, tranquilizarse de tanta excitación familiar. Ver a los primos o tíos que hace tiempo que no veían siempre es motivo de felicidad y euforia.

Es necesario tener en cuenta que también habrán momentos en que si los niños se aburren pueden querer llamar la atención, y si los adultos están distraídos en ‘cosas de mayores’, entonces llegará un momento en que el comportamiento de los pequeños pase a un estado disruptivo. En este sentido, es importante que los padres tengan bajo su manga algunos ases para poder entretener a los niños y que éstos, disfruten de la cena familiar igual que el resto.

Si crees que te faltan ideas para entrenar a tus hijos y que puede convertirse en todo un problema familiar cuando comienzan a aburrirse, echa el freno. Porque a continuación te vamos a dar algunas ideas para que todos podáis disfrutar de la cena familiar, tanto grandes como pequeños.

Ideas para entretener a los niños en las cenas familiares

Recuerda que aunque hablemos de cenas familiares, también pueden ser comidas familiares o reuniones familiares. Cualquier evento en el que los niños puedan aburrirse, será un buen momento para poner en marcha estas ideas. Puedes tenerlas presente para aplicarlas tal cual te las explicamos o para encontrar la inspiración y adaptar estas ideas a las necesidades e intereses de tus hijos.

Piensa en distracciones

Hay quienes piensan que los niños cuando tienen 5 años ya pueden estar tranquilos para sentarse durante toda una comida, y es cierto. Pero también necesitan un poco de ayuda extra para mantener esa calma todo el tiempo, ya que de manera natural son impulsivos. En este sentido, es necesario que se tengan en cuenta algunas actividades tranquilas en caso de que empiecen a ponerse inquietos.

Una idea es llevar libros y colores para que pueda pintar en la mesa y sacarlas siempre que aparezca el aburrimiento. Potenciarás la creatividad y se sentirán bien y más relajados al acabar de pintar.

Utiliza las recompensas por buen comportamiento

No te preocupes por utilizar las recompensas de vez en cuando como si fuesen pequeños sobornos. Esto no les va a malcriar y además en ocasiones te ayudarán a controlar sus pequeños impulsos. Puedes pensar en un premio pequeño o una recompensa si se portan bien Durante toda la cena familiar. Si se sientan educadamente y comen con tranquilidad, puedes darle una recompensa al final de la cena familiar. ¡Estarán motivados y encantados!

Haz que la mesa sea divertida

Si por ejemplo pones a tu hijo adolescente en la mesa con los más pequeños te ayudará a mantener las cosas bajo control y tu hijo adolescente se sentirá útil durante la cena. Y los niños pequeños tendrán a una persona con la que jugar y quien podrá poner orden hasta que llegues tú en caso de que sea necesario. Incluso a tu hijo adolescente, le puedes dar una propina por hacer de canguro en la cena familiar y no sentirá que estar con los pequeños es una especie de castigo para él, ¡será como un pequeño trabajo familiar! Todos contentos.

Diles a los niños que hagan algo especial

Cuando estés en casa enseña a tus hijos algunos trucos de magia, y así cuando estés en la cena familiar podrán enseñarlo al resto de comensales. A los niños les encanta ser el centro de atención y eso es un gran incentivo para permanecer sentados en la mesa. Puedes invitarles a que sean creativos, que cuenten un chiste, una historia de terror, que cuenten alguna anécdota de la escuela, etc.

Los niños también pueden participar

A los niños les encanta sentirse más mayores de lo que son, por lo que darles responsabilidades siempre será una buena idea. Haz que participen en la cena familiar diciéndole cosas que pueden hacer. Por ejemplo, diles que te ayuden a poner y recoger la mesa con tareas que puedan hacer como llevar el pan, los vasos de plástico, recoger los platos… Los hijos que son más mayores pueden servir las bebidas, ayudar a poner cosas de picar en la mesa, etc.

Lo importante es que cuando sea una cena familiar todos podáis disfrutar al máximo. No consiste en salir con los niños y que ellos tengan que estar sentados y callados solo para que los adultos disfruten, ni mucho menos. Los niños también forman parte de la familia y tienen el mismo derecho que tú de pasarlo bien, lo único que como niños que son, necesitan un poco de orientación y ayuda al principio. Con el tiempo, te darás cuenta que poco a poco, ellos se empezarán a entrenar solos y a disfrutar de las cenas familiares con todos. A partir de ahora, una cena familiar será la excusa perfecta para pasar un buen rato todos juntos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *