5 Consejos para ayudar a los niños a controlar la ira

La ira es una de las emociones básicas humanas. Todas las emociones tienen una función, las tenemos por algo. Son innatas, universales y adaptativas. Las emociones nos permiten sobrevivir, evitar los peligros y saber reaccionar. El problema viene cuando se nos escapa de las manos, y en lugar de ser adaptativa se vuelve en contra nuestra. Los niños tienen poca gestión con sus emociones, por eso los mayores debemos ayudar a los niños a controlar la ira.

La ira en niños

La ira es una de las emociones más explosivas que tenemos. En este artículo podéis ver las funciones de las 6 emociones básicas. Sentimos ira cuando no podemos conseguir lo que queremos, nos sentimos atacados o vemos/vivimos una situación injusta. Seguro que lo has sentido, una bola de furia que te sube por el cuerpo como una olla exprés y que es difícil de controlar. La ira arrasa por donde va, nos hace explotar de la peor manera si no la sabemos controlar y nos puede crear muchos problemas.

Los niños también sienten esta emoción. Cuando se sienten amenazados o ven obstáculos para conseguir lo que desean se frustran y viene la ira. Cuando quieren un juguete y no se lo compramos, cuando quieren ir al parque pero no tenemos tiempo…No todos los niños la expresan de la misma forma: unos hacen pataletas, otros se enfadan y se quedan en silencio, otros gritan, insultan…

Los niños ya tienen problemas al no saber expresar bien con palabras lo que sienten, lo que les dificulta más si cabe la gestión emocional. Cuanto antes les enseñemos inteligencia emocional, es decir, les enseñemos a gestionar sus emociones mejor será para su maduración emocional.

Consejos para ayudar a los niños a controlar la ira

Para manejar cualquier emoción hay unos pasos comunes que nos servirán tanto para aprender los mayores como para enseñar a los niños a gestionar la ira. Ahora se tiene más en cuenta el estudio de la inteligencia emocional pero en nuestra época eso no sucedía por lo que muchos padres no saben hacerlo. Es un buen momento para aprender junto a tus hijos la mejor manera para controlar la ira.

  • Mantén la calma. Éste es un consejo para los padres. En una explosión de ira de tu hijo puede que pierdas la paciencia y empeorar las cosas. Pero debes respirar, recordar que es un niño que no sabe manejar sus emociones y simplemente está reaccionando. Tú eres un adulto, que puede expresarse bien y manejar sus emociones. Si ves que te supera la situación, puedes salir un momento para respirar y entrar cuando estés más tranquilo/a.
  • Reconoce la emoción. El primer paso para gestionar una emoción es saber reconocerla. Sentir los efectos que hace en nuestro cuerpo y detectarla. Cuando está sucediendo es casi imposible hacerlo. Nuestro cuerpo se activa para responder a una amenaza no para escuchar razonamientos. Una vez pasado el arranque de ira, habla con él sobre la causa de su enfado y de cómo se ha sentido. Él/ella no sabrá ponerle nombre así que tendrás que ayudarle, puede que ni siquiera sepa el motivo. (“Es normal sentirse triste cuando se rompe tu juguete favorito”, “entiendo que estás enfadado porque querías ir al parque”). Muéstrale que sentirse así no es malo y cual es su función.
  • Evitar acciones destructivas. Debemos poner límites a los niños, sobre todo si son acciones destructivas. Debemos evitar a toda costa que canalice su ira en formas agresivas hacia sus amigos, familia y profesores. Como padres debemos enseñar a nuestros hijos que aunque la emoción es normal sentirla, no se puede hacer daño nunca a los demás ni romper cosas.
  • Ayúdale a buscar soluciones. Lo ideal es ayudarle a buscar alternativas para que las próximas veces sepan encauzar su ira de una forma más constructiva. Si tiene el impulso de romper cosas o de pegar a alguien dale algo para hacer donde pueda desahogar esos impulsos como algún deporte o dibujar.
  • Desarrollar estrategias de autocontrol. Los niños son muy visuales por lo que podemos utilizar escalas visuales de nivel de enfado para ayudarles a expresarse. La técnica del semáforo está muy indicada para la gestión de la ira. Podéis ver un artículo sobre esta técnica aquí. También están ejercicios de respiración y el frasco de la calma que podéis leer aquí.

Porque recuerda… la ira es una emoción necesaria que hay que saber gestionar para que no se nos vaya de las manos.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Aprendizaje, Consejos

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.