6 consejos para visitar en el hospital a un recién nacido

Cuando un bebé llega a este mundo son muchos los sentimientos encontrados y todos queremos conocer a ese pequeño que 9 largos meses nos ha tenido esperando para verle. En el momento que el alumbramiento ha llegado a su fin, tenemos a una madre cansada del trabajo de parto deseando descansar junto a su pequeño. Aproximadamente a las 2 horas de terminar el parto, los padres junto con el recién nacido son llevados a planta donde se les acomoda en una habitación. Lo mejor en estos casos es dejar que pasen los dos días del ingreso solos y tranquilos con su bebé, que no se les moleste por teléfono y que se les ofrezca ayuda una vez hayan salido.

Pero en muchas ocasiones, los familiares y amigos de los padres acaban convirtiendo la habitación del hospital en una taberna. Es frecuente que no se respeten una serie de normas básicas para no perturbar la tranquilidad del recién nacido ni el periodo de adaptación de los padres. Está demostrado que las visitas tienen más cosas negativas que positivas y en muchos lugares se están planteando su prohibición. Pero si aún así tienes pensado hacerla, hay una serie de consejos que te vendrán bien conocer; son importantes para hacer una visita de calidad y dejar a los padres con buen sabor de boca:

  1. Avisa con tiempo de tu llegada y no te presentes de sorpresa; los padres necesitan intimidad y es normal que en esos ratos en la habitación no estén arreglados. Además, el bebé necesita descansar y puedes llegar en mal momento.
  2. Ten un detalle desinteresado; os aseguro que una caja de bombones después de un parto que ha podido durar un día entero es algo que puede hacer saltar las lágrimas de alegría.
  3. Sé prudente con el tiempo que empleas en hacer la visita; lo ideal es que no exceda de los 20 minutos y que nunca se alargue más de los 30 minutos.
  4. No hagas comentarios fuera de lugar. Sé que suena bastante lógico, pero no es la primera vez que alguien me cuenta algo similar.
  5. No cargues al bebé si los padres no te lo ofrecen y no insistas en hacerlo; vas a tener muchos momentos para achucharlo en el futuro.
  6. Sé pulcro, sobretodo por el recién nacido; lávate las manos, no lleves perfume, no fumes antes de entrar y no beses al bebé.

Con estos consejos tu visita será satisfactoria tanto para ti como para los padres y el bebé. Si tu opción es hacer la visita tras la salida del hospital, estas recomendaciones también te servirán; sólo añadiría que esperes unos días a que la familia se acomodase a la nueva situación en casa.


Categorías

Consejos

Yasmina Martínez

Madre en prácticas, Youtuber a ratos y Técnico Superior de Laboratorio. Cumplí mi sueño de ser madre joven, cada día es una nueva aventura, ¡y... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *