5 cosas que te enseña la psicología infantil

La psicología infantil es la disciplina que estudia el desarrollo integral de los niños desde que nacen hasta la adolescencia. Gracias a la psicología infantil se pueden entender los comportamientos de los niños y adolescentes y buscar soluciones a los problemas que pueden ir surgiendo en sus vidas a nivel emocional o mental.

Hasta no hace muchas décadas, la psicología infantil era un concepto extraño. Durante la Edad Media los niños eran vistos como mini versiones de los adultos y no se tenía en cuenta su desarrollo. Se trataban de la misma forma que los adultos y esto, no era para nada correxto. La infancia es un momento crucial para la vida de cualquier persona. Las experiencias que los niños viven, incluso los que parecen insignificantes pueden tener un gran impacto en la vida y   personalidad de los pequeños, que les repercutirá en toda su vida, también, cuando sean adultos.

Los procesos psicológicos de los niños difieren con los de los adultos y de un niño a otro, por eso es tan importante la psicología infantil. Los psicólogos infantiles trabajan con niños y adolescentes para resolver problemas que pueden causarles males emocionales o problemas de conducta, de aprendizaje, trastornos, problemas del desarrollo, etc. Como padre y madre, es buena idea que estés informado/a de todo lo que tiene que ver con la psicología infantil, porque así entenderás mejor el desarrollo de tus hijos.

Desarrollo infantil

El desarrollo infantil se divide entre áreas: área física, cognitiva y socioemocional:

  • El desarrollo físico ocurre en secuencias estables y predecibles (cambios del cuerpo físico, adquisición de habilidades como la motricidad y la coordinación de la motricidad gruesa y fina).
  • El desarrollo cognitivo e intelectual se refiere a los procesos para obtener el conocimiento del medio (lenguaje, pensamiento, razonamiento e imaginación).
  • El desarrollo socioemocional. El desarrollo social y emocional están interrelacionados. Aprender a relacionarse con los demás es la parte del desarrollo de un niño, mientras que en el desarrollo emocional se implican sentimientos y la expresión de las emociones.  La confianza, el miedo, la confianza, el orgullo, la amistad y el humor son parte del desarrollo social y emocional de todas las personas.

Hitos del desarrollo

Los hitos del desarrollo son una forma importante para que los psicólogos midan el progreso de un niño en varias áreas importantes del desarrollo. Esencialmente, actúan como puntos de referencia en el desarrollo de un niño para determinar lo que el niño promedio puede hacer a una edad en particular.

Es necesario conocer esto para comprender el desarrollo normal, siempre y cuando se respete el ritmo de cada pequeño. Pero los hitos del desarrollo son importantes para poder identificar problemas potenciales con el retraso en el desarrollo. Por ejemplo un niño de 12 meses puede ponerse de pie sin problemas si se agarra a algo, incluso puede comenzar a caminar. En cambio si un niño de 18 meses aún no es capaz de caminar, necesitará ser evaluado por los expertos.

Existen cuatro categorías principales de hitos del desarrollo: hitos físicos (habuilidades motoras gruesas y finas), hitos cognitivos o mentales (habilidades de pensamiento y resolución de problemas), hitos sociales y emocionales (habilidades emocionales y de interacción social) e hitos de comunicación y lenguaje (habilidades de comunicación verbal y no verbal).

Comportamiento infantil

Todos los niños pueden tener un comportamiento negativo en algún momento y esto no tiene que ser malo en su desarrollo. Pueden ser traviesos, desafiantes e impulsivos, y esto es totalmente normal. Los conflictos entre padres e hijos son inevitables en todas las etapas del desarrollo de los niños, es un proceso normal en su desarrollo. Pero en ocasiones, cuando los niños tienen comportamientos muy difíciles y desafiantes o presentan algún tipo de trastorno en su comportamiento, los padres pueden buscar ayuda de un psicólogo infantil para poder mejorar la calidad de vida en el hogar.

Un niño nunca se comporta mal por gusto, siempre hay algo detrás que le motiva a comportarse de esta manera. Quizá hay algún acontecimiento que le hace sentirse mal emocionalmente o le estresa, como el nacimiento de un hermano, un divorcio, la muerte de un ser querido, etc. Cuando un niño está mal emocionalmente tendrá conductas hostiles, agresivas o disyuntivas durante un tiempo prolongado. Pueden haber también trastornos de conducta que son importantes que se traten para que no empeoren con el tiempo.

Un psicólogo intentará analizar la situación del pequeño para encontrar la raíz del problema de comportamiento incidiendo en trastornos cerebrales, genética, dieta, la dinámica familiar, el estrés, etc.

Salud emocional

La salud emocional de los niños es imprescindible para que tengan un buen desarrollo íntegro. Deberán entender sus emociones y sentimientos, comprender cómo y por qué ocurre, qué les quieren decir, reconocer sus propias emociones y las de los demás. Las emociones están presentes en la vida de las personas siempre.

Las primeras emociones que se pueden reconocer en los bebés incluyen alegría, ira, tristeza y miedo. Más tarde, a medida que los niños comienzan a desarrollar un sentido de sí mismos, surgen emociones más complejas como la timidez, la sorpresa, el júbilo, la vergüenza, la culpa, el orgullo y la empatía. Las cosas que provocan respuestas emocionales también cambian, al igual que las estrategias utilizadas para gestionarlas.

Es necesario que los niños aprendan a entender y regular sus emociones, aunque esto puede ser más fácil para unos niños que para otros. Es trabajo del psicólogo infantil identificar las razones por las que a un niño les cuesta expresar y regular sus emociones para aprender a desarrollar estrategias que le ayuden a aprender a aceptar los sentimientos y comprender los vínculos entre los sentimientos y el comportamiento.

Socialización

El desarrollo social está estrechamente ligado con el desarrollo emocional. En la socialización se adquieren valores, conocimientos y habilidades que permiten a los niños relacionarse con los demás de manera efectiva y contribuir de forma positiva a la familia, la escuela y la comunidad. Aunque todo esto dura toda la vida, la primera infancia es un período crucial de socialización.

Los niños deben aprender desde el seno del hogar habilidades para la resolución de conflictos, la toma de turnos, negociar, jugar, la empatía, conseguir metas, etc. Los niños necesitan recibir grandes cantidades de amor y afecto de su familia. Los niños que no socializan adecuadamente tienen dificultades para crear y mantener relaciones satisfactorias con los demás, una limitación que muchos llevan a la adultez. Necesitan trabajar un buen desarrollo de sí mismo.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.