5 formas de desestresarse durante la Navidad

debom

La temporada navideña ya está aquí. La Navidad es un momento ideal para relajarse con la familia, aunque en algunas ocasiones se convierte en un momento de estrés y caos.

¿No te suena familiar? Bueno, si eres como la mayoría de los padres, las vacaciones pueden ser una época de mucho estrés  (especialmente des de la pandemia). Por eso es importante ver las cosas en perspectiva en esta época del año y así evitar llegar a un punto de colapso. A continuación, os daré cinco consejos para afrontar el estrés de las fiestas.

1. Esta Navidad, respira

Cuando estés a punto de estallar, cuando se te erizan los pelos y se te ponen calientes las mejillas, ahí es cuando sabes que debes dejar de hacer lo que estás haciendo y tomarte un respiro. No siempre es posible poder dejar de hacer lo que estés haciendo en el momento justo, pero intenta reflexionar en ese momento y recordar que más tarde tienes que retomar ese punto  afrontarlo.

Algunas de las cosas que pueden ir bien para desconectar rápidamente es ir a dar un largo paseo (sin el uso de tecnologías), cantar tu canción favorita, o incluso puede ser suficiente con cerrar los ojos, respirar profundamente un par de veces y decirte a ti misma: «1, 2, 3 yo me calmaré…1,2,3 todos lo veréis». Cualquier acción que hagamos, por absurda que parezca, nos ayuda a frenar un poco en ese momento de estrés y retroceder. Le decimos al cuerpo que cambie de dirección.

2. Di que no cuando valga la pena decir que no

Todos queremos contribuir a la compra de juguetes, a asistir a eventos festivos y a conseguir los regalos perfectos para toda la familia, pero seamos sinceros, no podemos hacerlo todo, no somos súperwomans aunque a veces lo pueda parecer. Y tampoco hace falta que lo seamos.

En lugar de sentirte culpable, reconoce y acepta tus limitaciones (tuyas y de cualquier ser humano, que tendemos a ponernos más tareas de las que cualquier persona podría hacer al día). Cuando sepas que comprometerte con una actividad te hará perder demasiado tiempo, aprende a decir que no. Decir que no cuando sabes que no puedes hacer algo no te convierte en una mala persona, ¡te hace humano!.

Decide qué puedes hacer por el tiempo que te queda y qué no. No te satures ni te autoimpongas actividades que es imposible que puedas hacer. Sé realista.

notas, iphone notas, lista de notas... lo que sea, pero escribe

3. Escríbelo, no seas cabezona diciendo que te acuerdas de todo

Tendemos a reproducir nuestra lista de cosas por hacer una y otra vez en nuestra cabeza. Esto puede parecer una chorradita, pero genera mucho estrés. Si en lugar de hechar mano de la memoria aprendemos a utilizar una libretita y un papel, o google Calendar o lo que sea, donde podamos escribir listas de tareas, todo resulta más fácil.

Más ordenado, menos caótico y con la certeza de que no te dejarás nada por hacer. Tienes mucho más control sobre todo lo que hay que hacer y esto desestresa tu mente. Utiliza la función de «notas» del teléfono si no tienes papel y lápiz a mano. Después de todo, no hay nada más satisfactorio que tachar algo de tu lista de tareas pendientes.

4. Evita tomar soluciones rápidas

Es fácil recurrir a la comida y al alcohol para que (aparentemente) nos sintamos mejor cuando estamos estresados. En estas situaciones, ¿cuántas veces recurres a un trozo de chocolate negro o a una copa de vino?.

Estos «calmantes para el estrés» son una solución rápida que solo sirven para distraernos temporalmente en lugar de llegar a la raíz de nuestro estrés, y que encima puede darnos más problemas que beneficios con el tiempo. En realidad, los excesos pueden aumentar nuestros niveles de estrés.

chica haciendo sentadillas

5. Haz ejercicio, 7 minutillos al día son suficientes

Los médicos siempre nos dicen que hagamos más ejercicio y pocas veces les hacemos caso. ¿Cuándo se supone que debemos hacer ejercicio? ¡No tenemos tiempo! Como comprendemos las exigencias a las que se enfrenta una madre trabajadora, hay que decir que sí podemos con ello. Necesitamos siete minutos al día. Parece poco, pero 7 minutos cada día hacen más que no hacer nada cada día. Y no me refiero a no hacer nada en general (porque parar, no paramos), si no, a no hacer actividades físicas para nosotras, únicamente.

El ejercicio es un gran alivio para el estrés y es bueno tanto para el cuerpo como para la mente. Unos ejemplos de ejercicios sería hacer sentadillas o coger unas pesas. Se trata de activar las endorfinas para que luchen contra los efectos del estrés.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.