5 juegos tradicionales de España

Juegos tradicionales de España

Los juegos tradicionales de España son con los que han crecido más de una generación. Es cierto que se perfilan como los más conocidos, pero también hay que decir que muchos de ellos ya no se suelen tener en cuenta. Pero aún así, no está de más que de vez en cuando les enseñes a tus hijos alguno de estos que mencionamos.

Más que nada porque las tradiciones siempre tienen que seguir formando parte de nuestro día a día. Además, son juegos para compartir, para divertirse y para realizar al aire libre. De manera que fomenta el compañerismo, la comunicación y mucho más. ¡Vamos a hacer un poco de memoria y a disfrutar con todo lo que sigue!

Uno de los juegos tradicionales de España: la rayuela

No había niño que no jugar a este juego. La rayuela se convirtió en uno de los más importantes y más originales. Se trataba de pintar, con unas tizas, una serie de cajas en el suelo. Cada una de ellas llevaba un número. Se trataba de ir cruzando por cada caja a la pata coja. Aunque si había dos cajas juntas entonces sí que se podían apoyar ambos pies en el suelo, sino no. Tampoco se podían pisar las líneas porque tenías que volver a comenzar. Otro de los puntos importantes es que antes de comenzar a saltar, se lanzaba una piedra a este casillero o cajas y una vez que pasábamos por su lado, la teníamos que pillar, pero todo ello, a la pata coja.

El escondite

Ni qué decir tiene que se trata de otro de los juegos más comunes, famosos y divertidos de nuestra infancia. Uno de los jugadores tenía que taparse los ojos y comenzar a contar. Podía ser hasta 10, hasta 20 o las reglas que se quisieran poner. Mientras cuenta, todos los demás tienen que esconderse bien. Cuando acabe el tiempo, hay que buscar a los que están escondidos, pero si uno de ellos llega al punto de salida, y aún no están todos escondidos, puede gritar: ‘Por mi y por todos mis compañeros’, de manera que el que había contado, vuelve a repetir la jugada. El que llega, mientras los demás sí están ocultos, tan solo gritará: ‘Por mi’.

Las canicas

Seguro que hasta las coleccionabas, porque esas bolitas pequeñas y a todo color también hicieron que los niños de la época se pasaran largas tardes jugando. Se ponían en el suelo y tras darles un ligero golpe a modo de pellizco, había que conseguir que fueran hacia el agujero o la zona delimitada en el suelo. El jugador que tuviera más canicas en dicha zona, sería el ganador de la partida. Se dice que este juego, aunque con ciertas variantes, tiene siglos de historia.

juego de las canicas

La goma elástica

Quizás la conozcas por otro nombre pero sí se trataba una goma elástica que en un primer momento era de color negro, pero que luego salieron versiones a todo color para hacerla más visible. Se ponían dos jugadores, uno enfrente del otro con dicha goma tras los tobillos. Había una canción que iba acorde al juego y según se iba pasando la fase de los tobillos, los jugadores iban subiendo la goma hacia las rodillas, las caderas y hasta sujetarla con las manos. El tercer jugador era quien se ponía en el medio e iba realizando los pasos siguiendo dichas canciones. ¡Diferentes niveles de dificultad pero siempre muy divertida!

Saltar a la comba

También tenía sus canciones y su coreografía para poder ser saltada. De manera que no te creas que era simplemente saltar, como lo que puedes ver en el gimnasio. Dos jugadores le daban ritmo y el tercero entraba en acción. A veces la cuerda iba más rápida y otras veces más lenta, en función de la canción a la que siguieran. También es otra de esas alternativas que ha dejado un sinfín de tardes de lo más entretenidas, incluso también en los recreos de la escuela.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.