5 mitos sobre el sueño infantil

Bebé duerme plácidamente sobre el pecho de su madre.

Dormir mal no es algo genético. Es conveniente educar para que bebés y niños logren dormir bien.

Es habitual que los padres intenten hallar el mejor método para que sus hijos se duerman con facilidad y aseguren un sueño de calidad. Por norma general muchas padres dan consejos, que por supuesto pueden funcionar con sus hijos pero difícilmente con los de otros. A continuación vamos a enumerar algunos de los mitos acerca del sueño infantil.

El sueño infantil y algunos mitos

Dormir mal no es algo genético, por ello es necesario y muy importante educar a los bebés y niños para que logren hacerlo bien. El descanso es muy necesario, asimismo que sea un descanso continuado. Poco a poco los niños irán comprendiendo la importancia del dormir. Llevar una rutina en base a ello les dará seguridad y estabilidad emocional.

1-Los bebés duermen toda la noche del tirón

Al igual que ocurre con los adultos, hay niños que duermen mejor que otros. Algunos bebés logran conciliar el sueño solos o con menos ayuda que otros. Pero resulta bastante frecuente encontrar a niños que se despiertan varias veces a lo largo de la noche, para mamar, beber agua, hacer pis, por miedo, frío, calor o incomodidad.

2-Suprimir la siesta asegura dormirse fácilmente por la noche

Muchos padres han decidido quitar la siesta a sus hijos para lograr que por la noche caigan rendidos en sus camas. No obstante esto puede resultar contrario al efecto deseado, y es que los niños que acumulan el cansancio a lo largo de la jornada llegan a segregar adrenalina. Con esto el niño descansará peor y se verá más activo y alterado. Será pasados unos años cuando el niño no dependa de las siestas para su descanso.

3-La mayoría de niños duermen mal siempre

Niña duerme sola en su cama agarrada a su peluche.

No hay un método infalible para que los niños se duerman solos y a la primera. Todo es probar teniendo en cuenta la forma de ser del pequeño.

Es cierto que hay niños más inquietos, a los que les cuesta más relajarse o los que no han tenido hábitos normales de sueño por diversas pautas de educación, pero con el tiempo todo cambia. Los niños y sus hábitos cambian y pueden llegar a dormirse bien, toda la noche y por sí solos. Lo que sí es cierto es que no hay un método infalible para que eso suceda y menos cuando los padres desean.

4-Los bebés alimentados con biberón (leche con cereales) duermen mejor que los amamantados

Se dice que los bebés que toman biberón, sobre todo si es leche con cereales,  se sacian más y duermen mejor y durante más tiempo. Sin embargo, los datos que se conocen no dan una teoría fideligna y por lo contrario exponen datos de toda índole. Comer abundante antes de acostarse, en este caso leche y cereales, no supone dormirse antes ni bien. Por el contrario puede causar al bebé o niño molestias, e impedirle descansar adecuadamente. El sueño del niño no será continuado, con lo que la cantidad de alimento debe ser la adecuada.

5-Jugar en exceso antes de dormir les agota

Realizar actividad física antes de irse a la cama para cansarles puede alterarles en exceso. Lo propio es poco antes de dormir, bañarles o ducharles sin apenas juego y llevarles a la cama en silencio y con luz tenue. Lo mismo ocurre con la música o los cuentos, hay niños que se relajan y otros cantan, gritan y se activan. Conociendo al hijo se debe elegir el método más propicio para tal fin.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.