6 cosas que NO debes decirle a tus hijos

Los padres en muchas ocasiones decimos cosas a los hijos que sin darnos cuenta no son las más apropiadas para decirle a un niño. Porque son frases inadecuadas o simplemente porque en lugar de educarles les está generando un malestar considerable. En muchas ocasiones los padres hablan sin pensar y acaban diciendo cosas que pueden afectar muy negativamente a los hijos. Por eso, es necesario tener en cuenta algunas frases que es mejor no decir.

Si tú piensas que nunca dirías a tus hijos cosas mal dichas, quizá es porque aún no has mirado bien todo lo que les dices. Es fácil recurrir a la sabiduría de la vieja escuela o hablar a los niños sin pensar en lo que se está diciendo en ese momento. Pero como padres, es necesario que empecemos a mirar lo que se dice, porque cada palabra da forma al pensamiento y personalidad de los niños.

No te pierdas algunas frases que debes evitar decir a tus hijos desde hoy mismo.

1- Acaba todo lo que tienes en el plato

En nuestra sociedad, comer todo lo que hay en el plato está considerado de buena educación, pero hay investigaciones que han demostrado que esta forma de educar a los niños es una muy mala idea. Enseñar a un niño a no escuchar las señales corporales cuando está lleno y no tiene más ganas de comer, le hará asociar el comer mucho como algo bueno. No hace falta decir lo contraproducente que es esto, puesto que en el futuro podrían tener problemas alimenticios.

Trabajo de las madres

2- Necesitas hacer dieta

No importa que tu hijo/a tenga sobrepeso, no le digas nunca la palabra ‘dieta’, ni tampoco la digas refiriéndote a ti aunque quieras perder peso. Lo ideal es hablar de aprender a comer mejor o de forma más saludable, pero no, ‘hacer dieta’ para ‘estar más guapo’. Además, tampoco es aconsejable que compartas con tus hijos tu ansiedad por perder peso.

Los mensajes que se transmiten de forma subliminal con estas actitudes respecto a tu imagen corporal, los niños aprenden a sentir vergüenza corporal y esto, puede llevarles a tener trastornos alimenticios. Es necesario que empieces a cambiar la conversación contigo mismo/a y con tus hijos y centrarla en comer bien para vivir con un estilo de vida saludable. Así toda la familia podrá estar fuerte y en forma.

3- Lo haces muy bien

Es muy importante apoyar y elogiar a los niños para motivarlo, pero si algo no lo hizo bien, no le digas lo contrario, ni para animarlo. En todo caso, dile qué podría hacer para mejorar eso y guíale en el proceso. Los niños se dan cuenta cuando no se les dice la verdad y les estás elogiando de forma deshonesta. Algunos incluso pueden sentir que necesitan esforzarse más solo para que sus padres se sientan orgullosos.

Es importante que te concentres en aspectos específicos como por ejemplo; ‘He visto que lo has intentado mucho, la próxima vez lo harás mejor’, o, ‘noté que has jugado mejor que antes, parece que la práctica te ayudará bastante’. Es necesario que seas honesto con tu hijo desde el respeto y sin menospreciar su trabajo, porque así, cuando le elogies sabrá que lo estás haciendo de verdad.

Jugando

4- Compórtate como una niña (o un niño)

Los estereotipos de género se pueden empezar a una edad muy temprana. Si les dices a tus hijos que actúen de cierta manera, le estarás diciendo que deben conformarse comportándote de esa manera porque si no, no está bien o deberán sentirse culpables.

Es necesario que entiendas el comportamiento de tus hijos y que no les digas que sean ‘más hombre’ o que ‘se comporte como una señorita’. Es necesario validar las emociones independientemente de que sea niño o niña. Por ejemplo; ‘sé que te sientes nervioso porque es tu primer día en este cole nuevo, pero aprenderás cosas nuevas, conocerás a otros niños y esto es un gran paso, tú puedes ser valiente en esto’.

5-  No se lo digas a papá (o: No se lo digas a mamá)

Nunca bajo ningún concepto hagas que tus hijos sean cómplices de tu mal comportamiento no tampoco les enseñes a guardar secretos para que no se lo digan al otro progenitor. Esto puede crearles incertidumbre, ansiedad, miedo, culpa, división de lealtades… Tu hijo puede creer que está bien que otros adultos le pidan que guarde un secreto (con terribles consecuencias). Si quieres hacer algo sin que tu pareja lo sepa, hazlo sin que tu hijo esté cerca.

Si estás guardando un secreto por una buena razón como una sorpresa de regalo de cumpleaños, entonces sí está bien involucrar a los niños porque sentirán ilusión. Además, en estos casos también será importante explicar a los niños la diferencia que existe entre los secretos buenos y los secretos malos.

nenes en la ciudad

6- No hables con extraños

Los padres no queremos que los niños hablen con extraños porque realmente puede ser muy peligroso ya que hay muchas malas personas por ahí. Pero este consejo está lleno de controversia porque los niños en muchas ocasiones tendrán que hablar con extraños, por ejemplo en la escuela cuando llega un maestro o un compañero nuevo, o en el supermercado etc.

En lugar de enviar este mensaje confuso, es necesario enseñar a los niños que deben saber identificar quién es un extraño peligroso y quién no lo es. Esto es aprendiendo los comportamientos extraños que pueden tener algunos adultos. Explica a un niño que si se pierde no se paralice por el miedo a los extraños pero que vaya a lugares seguros, como preguntar a un policía o a una tienda o comercio con muchos trabajadores a pedir ayuda. Deberá quedarse con muchas personas puedan verle pidiendo ayuda a los guardias de seguridad, por ejemplo o a una madre con hijos.

Estas son 6 frases que deberás dejar de decir a tus hijos para que puedan crecer de forma equilibrada y que además, aprendan buenas formas de realzarnos con el mundo que les rodea y sentirse seguros. ¿Les dices alguna de estas frases a tus hijos?


Categorías

Desarrollo

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *