6 maneras de mejorar el sistema inmunológico y prevenir enfermedades

6 maneras de mejorar el sistema inmunológico y prevenir enfermedades

Ya ha empezado el cole. Y si preocupares por los espantar a los piojos no es suficiente, también tenemos que preocuparnos por mantener a raya a virus y bacterias. Tomar medidas para reforzar el sistema inmunológico es una gran idea para conseguirlo.

Seguro que ya has oído muchas cosas, entre ellas, que no pasa nada porque los niños se pongan malitos, que así “se inmunizan” y tonterías por el estilo. Pues mira, qué quieres que te diga, que un niño caiga enfermo varias veces al año, curso tras curso, me parece a mí que hecha por tierra esa famosa “teoría de ciencia de andar por casa”. Si quieres conseguir que tu hijo esté más fuerte y tenga un sistema inmunitario poderoso que le permita resistir las “invasiones” y recuperarse pronto en caso de que le afecten lo que tienes que hacer es otra cosa. De hecho, lo tenéis que hacer todos en casa, convertiros en una familia inmunitariamente fuerte. Y es posible conseguirlo. A continuación te cuento cómo.

Seguir una dieta sana y equilibrada

Reirse y pasarlo bien  Los estudios han demostrado que la risa puede aumentar la función del sistema inmunitario mediante el aumento de células productoras de anticuerpos y ayudar a las células a hacer su trabajo de manera más efectivo. También se ha demostrado que la risa reduce los niveles de las hormonas del estrés, mientras que aumenta las endorfinas, que son las hormonas que nos hacen sentir bien. 

La primera regla para tener un cuerpo sano es comer bien. La salud entra por el estómago. Vuestra dieta debe incluir una buena cantidad de alimentos ricos en antioxidantes, que son importantes para mantener el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Una dieta saludable rica en alimentos que estimulan el sistema inmunológica ayuda al cuerpo a construir los glóbulos blancos que combaten las infecciones y reparan las células tras las lesiones.

Por eso en la dieta no pueden faltar las frutas y verduras, tanto crudas como cocinadas. Mi truco personal: aloe vera mezclado con zumo natural por las mañanas y batidos verdes a lo largo del día (a mis hijos les encantan).

Hacer ejercicio

Los estudios han demostrado que el ejercicio moderado regular puede mejorar la función del sistema inmunológico. Esto se debe a que puede aumentar la actividad de los glóbulos blancos y aumentar su circulación en todo el cuerpo. Tan solo con 30 minutos diarios se puede aumentar la actividad del sistema inmunológico. En contraste, el exceso de ejercicio puede tener un efecto negativo; de hecho puede disminuir la inmunidad.

Dormir el tiempo suficiente

Duerme suficiente

La investigación ha demostrado que el sueño es esencial la salud del sistema inmunológica, tanto en adultos como en niños, así como para el bienestar general. La falta de sueño se ha relacionado con diversos problemas cognitivos y  de salud, incluyendo el aumento de riesgo de problemas de obesidad, diabetes y del corazón. No dormir lo suficiente también puede conducir a una alteración de la función hormonal y la reducción de la incapacidad para combatir las infecciones.

Mantener el estrés bajo control

Los factores psicológicos también pueden afectar al sistema inmunológico. Tanto el estrés crónico como el temporal puede tener efectos fisiológicos que pueden reducir la capacidad del cuerpo para combatir infecciones. Se ha demostrado que el estrés puede reducir el número y la eficacia de las células que combaten las infecciones naturales.

Aunquen cierto grado de estrés es inevitable tanto para adultos y niños, es importante atender a las señales de que tu hijo puede estar estresado. Trata de manejar el estrés de tu hijo y haz lo que puedas para mantener tu propio estrés bajo control.

Reírse y pasarlo bien

reir

Los estudios han demostrado que la risa puede aumentar la función del sistema inmunitario mediante el aumento de células productoras de anticuerpos y ayudar a las células a hacer su trabajo de manera más efectivo. También se ha demostrado que la risa reduce los niveles de las hormonas del estrés, mientras que aumenta las endorfinas, que son las hormonas que nos hacen sentir bien.

Evita los malos hábitos que afectan al sistema inmune

Algunos hábitos pueden afectar negativamente al sistema inmunológico. Humo de ellos es fumar. El humo de segunda mano también. Las comidas altas en grasas saturadas y el consumo excesivo de azúcar también influyen. Dormir poco y tener una vida ajetreada que provoque demasiado estrés también deprimen el sistema inmune.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *