6 razones para acudir al hospital durante el embarazo

Durante el embarazo, es muy normal que la mujer sienta muchas dudas e incertidumbre en gran cantidad de ocasiones. Especialmente si se es primeriza, ya que todo es nuevo y se desconocen los cambios y las sensaciones que están por llegar. Generalmente, la matrona o el médico que se encarga de controlar el embarazo, suele ofrecer algunas recomendaciones sobre cuándo es necesario acudir al médico y cuándo no.

Pero en muchas ocasiones, esto puede crear dudas porque las visitas son largas, se realizan muchas exploraciones y no siempre queda claro. Cuando estás embarazada y sientes algo distinto y desconocido, es normal que quieras ir corriendo en busca de ayuda. Muchos de esos sentimientos son normales y propios del embarazo, en cambio otros, pueden ser peligrosos.

Por este motivo, es importante que tengas muy claro cuáles son las situaciones que pueden ser peligrosas durante tu embarazo. Acudir a los servicios de urgencias rápidamente, será fundamental en caso de que algo no vaya bien y sea necesaria la intervención médica.

Cuándo ir a urgencias

Es primordial que realices tus revisiones médicas durante tu embarazo, esta es la única forma de controlar que todo se desarrolla acorde a la normalidad. No obstante, es posible que a lo largo de tu embarazo puedas encontrarte frente a alguno de los siguientes escenarios.

Hiperémesis gravídica

Se trata de un trastorno que puede aparecer en el embarazo, se caracteriza porque la embarazada presenta un cuadro grave de náuseas y vómitos. Este problema puede provocar que la mujer presente deshidratación y afectar gravemente al desarrollo del bebé. Este trastorno, puede llegar a agravarse de forma que la embarazada, necesite alimentación por vía intravenosa.

Si es tu caso, no dudes en acudir a los servicios de urgencias lo antes posible para que esta situación se controle a la mayor brevedad posible.

Fisura en el saco amniótico

La rotura prematura de las membranas provocan la pérdida del líquido amniótico, de forma que el bebé no recibe los nutrientes y el oxígeno que necesita. Si te ocurre esto, lo notarás enseguida ya que notarás que tu cuerpo expulsa de forma constante una sustancia líquida y blanquecina. Incluso pueden aparecer restos de sangre, algo que requiere de una visita a urgencias de forma inmediata.

Sangrado vaginal

Es posible que después de mantener relaciones sexuales o de realizar un tacto vaginal, aparezca algo de sangrado vaginal. Si es normal, es un sangrado ligero de color marrón y en principio no es peligroso. Pero si hay un sangrado abundante y de color rojo vivo, es importante que acudas rápido a urgencias para que el especialista valore si ha ocurrido algo.

Ausencia de movimiento fetal

Una vez que comienzas a sentir los movimientos de tu bebé, te resultará fácil detectarlos en cualquier momento. Especialmente a medida que avance el embarazo, cuando el bebé va creciendo y sus movimientos son evidentes al ojo. Es muy importante que observes cada día el movimiento de tu bebé, en las últimas semanas lo notarás menos, pero debes percibirlos claramente.

Si dejas de notar los movimientos de tu bebé, lo que recomiendan los especialistas es que descanses y que tomes algo azucarado. Un zumo de frutas, algo con chocolate o algún alimento, si es dulce mucho mejor. Esto debería ayudarte a sentir de nuevo los movimientos de tu hijo, por lo que, si pasados unos minutos continúas sin percibirlo, deberás acudir a urgencias rápidamente.

Preeclampsia

La preeclampsia, es un trastorno que afecta a algunas mujeres durante el embarazo. Este problema comienza con unos niveles de presión arterial elevado, dolor de cabeza, inflamación en las extremidades y visión borrosa. Si después de unos minutos de reposos esta situación no mejora, es fundamental acudir a urgencias lo antes posible. Si este trastorno empeora, podría derivar en una eclampsia, una patología grave que puede poner en riesgo la salud tanto de la madre como del bebé.

Contracciones

A medida que avanza el embarazo y se acerca el momento del parto, van apareciendo algunas contracciones ligeras y poco dolorosas. Son las conocidas como contracciones de Braxton-Hicks, que aparecen de forma natural para que se vaya madurando el cuello del útero. Pero si comienzas a sentir contracciones dolorosas y con frecuencia, deberás acudir a urgencias. En algunos casos son seña de amenaza de parto prematuro, por este motivo es importante revisar que todo esté correcto.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Embarazo

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.