6 señales que indican que tu hijo puede tener problemas en el colegio

6 señales que indican que tu hijo puede tener problemas en el colegio

Cuando los niños son pequeños y comienzan a ir a la escuela pueden surgir problemas de todo tipo, pero la mayoría se solucionan en pocas semanas. La escuela infantil es divertida, los niños aprenden jugando y las maestras y maestros tienen un trato cercano y personal con los padres. Pero que todo vaya bien en infantil, incluso en los primeros cursos de primaria, no significa que no vayan a surgir problemas en el colegio más adelante.

A medida que pasan los años, las materias se complican (muchas veces, más de lo esperado), las tareas se multiplican y los niños empiezan a descubrir que las relaciones con los compañeros tienen matices. También empiezan a experimentar cómo influye su comportamiento sobre los demás y a sufrir las consecuencias de lo que hacen los demás. Los niños también empiezan a ser conscientes de sus capacidades, sus limitaciones y sus talentos, no solo a nivel académico, sino también personal. Todo esto son ingredientes incontrolables de un cóctel que, cuando lo agitas, puede dar lugar a muchos resultados diferentes. Y, aunque parezca que el niño va bien en los estudios y está bien en el colegio, el cóctel puede estallar.

Cómo saber cuándo tu hijo puede tener problemas en el colegio

Cuando un niño o adolescente comienza a luchar con sus tareas escolares es necesario ofrecer la ayuda que necesiten tan pronto como sea posible. Cuanto más tiempo pase, más perdido se encontrará y más difícil será que se ponga al día. Además, es importante determinar cuál es la fuente de los problemas y valorar si su bajo rendimiento y mala actitud está influenciado por las relaciones con sus compañeros.

Niño con problemas en la escuela

Estas son las señales que pueden indicar que tu hijo tiene problemas en el colegio y que necesita ayuda.

No quiere hablar sobre sus estudios

Aunque tu hijo hable poco sobre la escuela, lo normal es que te cuente cosas, que te hable de sus compañeros, sobre lo que están estudiando, sobre los juegos del recreo, etc. Sin embargo, si un día notas que el niño deja de hablar sobre el colegio y/o que se cierra en banda cuando intentas sacar la conversación, entonces deberías sospechar que hay algún tipo de problema.

Cambio de actitud hacia la escuela

A los niños les puede gustar más o menos las diferentes asignaturas, pero siempre hay alguna que les gusta más o, al menos, ir a la escuela tiene el aliciente de ver a los compañeros, hablar, jugar y reirse juntos. Sea cual sea la actitud de tu hijo, si observas un cambio brusco de actitud hacia la escuela debes sospechar que algo pasa.

En muchos casos, el simple hecho de observar que muestra aburrimiento y desinterés hacia las materias de estudio es ya un buen signo de que algo paso. Por lo general, mostrar aburrimiento es la primera señal de que no entienden lo que pasa en la clase, que no comprenden la materia.

Niño aburrido en la escuela

Pasar mucho tiempo haciendo los deberes

Que un niño necesite mucho tiempo para hacer tareas de la realmente es una gran señal de advertencia de que puede tener problemas en la escuela. Pueden ser problemas de tipo académico, por lo que puede necesitar refuerzo. Pero también de tipo emocional, ya que si un niño tiene problemas personales con los compañeros o maestros tendrá dificultades para concentrarse en la tarea.

Otro motivo por el que el niño puede necesitar mucho tiempo para hacer sus tareas es que en clase esté distraído y, o bien no atienda (lo que dificultará la tarea en casa) o no aproveche el tiempo dado en la clase para trabajar. Buscar ayuda en estos casos puede ser crucial para el avance del niño a lo largo del sistema escolar.

Mal comportamiento

Que el niño muestre mal comportamiento en la escuela y/o en casa puede ser una forma de desviar la atención sobre sus problemas académicos o una forma de llamar la atención porque tiene algún tipo de problema emocional. Los castigos y las reprimendas solo sirven para acentuar el problema y complicarlo.

Los niños y a los jóvenes tienen que aprender también habilidades sociales para expresar sus sentimientos. De hecho, identificar sus sentimientos y problemas no es fácil para ellos, y eso es la base para poder expresarse. Por lo tanto, si observas que tu hijo se porta mal en  casa o te informan que en el colegio su comportamiento no es bueno, debes armarte de las habilidades sociales que a tu hijo le faltan para ayudarlo y buscar el origen del problema para poder tomar medidas.

niño agresivo

Problemas para dormir

Si de repente tu hijo tiene problemas para conciliar el sueño, duerme mal se despierta más de lo habitual o incluso se le escapa el pis por la noche, debes empezar a sospechar que algo pasa. Aunque no todo los problemas tienen origen en la escuela, la vida de los niños gira en torno a ella, por lo que no es descabellado pensar que tenga problemas con los estudios o con los compañeros. También puede ser que se sienta presionado por sus padres debido a las calificaciones.

Problemas para comer

Del mismo modo, si el niño muestra un pérdida de apetito que se alarga durante días o tiene mucha ansiedad por comer (especialmente cosas poco saludables) también hay que prestar atención. Los trastornos alimenticios no deben ser tomados a la ligera y lo que puede solucionarse con relativa facilidad puede dar lugar a un trastorno importante que condicionará la vida del niño en el futuro.

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *