7 consejos para evitar el tabaquismo en la adolescencia

niños fumando
Cada 31 de mayo, la OMS y sus socios celebran el Día Mundial Sin Tabaco, para promover políticas eficaces para reducir ese consumo. El consumo de tabaco es la principal causa prevenible de defunción en el mundo. Y la mayoría de los fumadores adultos comenzaron a fumar en la adolescencia.

El tabaquismo existe desde la adolescencia, por eso es tan importante que hables con tus hijos e hijas. Un hábito que se inicia de manera inocente tiene importantes consecuencias a largo plazo. Te proponemos algunos consejos para abordar este importante tema, con el que no podemos mirar hacia otro lado.

Premisas básicas contra el tabaquismo en la adolescencia

tabaquismo

Aunque resulte obvio, y ya lo hemos comentado en varios temas, lo hijos aprenden, a cualquier edad con el ejemplo. Por tanto, si quieres evitar el tabaquismo en la adolescencia de tus hijos, tu misma tendrás que dejar de fumar, si es que lo haces. Aprovecha la oportunidad. Aunque no lo consigues, no pierdas la oportunidad de hablar con tu hijo sobre el mal hábito de fumar, no fumes delante de él.

Si has fumado y lo has dejado, podrás hablar con conocimiento de causa sobre la atracción del tabaco. Cómo se ha hecho creer a otras generaciones que fumar es una manera de ser independientes, y rebeldes. Pero que eso ya está superado, aunque sientas que tu hijo adolescente no oye nada de lo que le dices, díselo de todos modos. No hay nada más provocador en la adolescencia que romper con los estereotipos del pasado.

Sé estricta, no le permitas fumar en fiestas, si tiene exámenes o está nervioso. No es no. No está permitido fumar, ni cigarrillos comunes ni electrónicos. A la vez entiende el motivo por el que tu hijo ha decidido fumar. Fumar puede ser la consecuencia de una baja autoestima, búsqueda de pertenencia…ese es el tema que debe solucionarse, a través de otros medios.

Trucos para que tu hijo o hija deje de fumar

moda adolescente

A veces, contra el tabaquismo en la adolescencia, los argumentos de peso no funcionan tan bien como los que apelan al propio ego. Si ves que tu hijo o hija fuma coméntale que tendrá mal aliento, que a ropa no huelen bien, el pelo y la piel se resecan. Cuando un chico o una chica empieza a fumar enseguida tiene los dedos y dientes amarillos, recuérdale lo bonitos que estaban antes.

Otra cosa importante para los adolescentes es el tema del dinero. Fumar es caro, ponte con él o ella a calcular el costo semanal, o mensual del tabaco que consume. Compara este ahorro con algo que le guste a tu hijo, una tabla de skate, ropa, hacerse rastras, un teléfono más moderno. Es importante que entienda que ese dinero lo tendrá disponible para otras cosas.

Si tu hijo o hija es deportista es posible que no fume de manera habitual, pero puede caer en lo esporádico. Coméntale como disminuirá sus energías para sus actividades físicas. Apoya a tu hijo si te pide ayuda para dejar de fumar. Felicítalo por la decisión y dale las herramientas necesarias para rechazar los cigarrillos. Puede ser tan simple como decir: No, gracias.

La adolescencia y el consumo de tabaco

tabaquismo adolescencia

En España el inicio del uso de cigarrillos, según los datos de 2019 es a los 14,1 años. Poco más de medio año después de este primer cigarro, se consolida el consumo diario, que de media se establece en los 14,7 años. Y todo ello con el conocimiento de los adolescentes que sí tienen conciencia de que el consumo de tabaco es una de las mayores causas de muerte.

Estos adolescentes, conocen las nefastas consecuencias para su salud, con deterioro dental, daños metabólicos, tos, aumento de flema, disminución del buen estado físico y por último, problemas respiratorios. Sin embargo conocer todas estas consecuencias no les disuade de fumar un cigarro u otras formas de acercarse al tabaco.

Entre los tipos de productos del tabaco consumidos por alumnos y alumnas de las escuelas de secundaria se incluyen los cigarrillos electrónicos, narguiles, cigarrillos, cigarros pequeños o finos como Swisher Sweets o Black and Mild, tabaco sin humo, pipas, snus (tabaco de consumo oral), bidis (cigarrillos de tabaco enrollado) y tabaco soluble.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.