7 hábitos para fortalecer el vínculo con los hijos

 

7 hábitos para fortalecer el vínculo con los hijos

El vínculo entre padres e hijos ya es de por sí fuerte -o, al menos así debería ser-. Sin embargo, algunos hábitos fáciles de incorporar a la rutina diaria te ayudarán a fortalecer el vínculo con los hijos aún más. 

Como verás a continuación, los hábitos de te propongo suelen surgir de manera más o menos natural y espontánea cuando los hijos son pequeños. Pero tienden a aflojarse a medida que los hijos crecen. Si estos hábitos se establecen conscientemente verás como el vínculo sobrevive y se fortalece incluso cuando llega la temida adolescencia.

Comer y/o cenar juntos

Una investigación ha demostrado que comer de forma regular con los hijos refuerza el vínculo familiar y orece una mayor probabilidad de beneficios para el desarrollo, como una mejor salud y mejores hábitos alimenticiosm fuertes habilidades mentales, emocionales y sociales, un mejor comportamiento y un mejor rendimiento académico.

Aunque a veces es complicado por problemas de trabajo o incompatibilidad de horarios es importante comer o cenar en familia siempre que se pueda. La clave es hacer que las comidas familiares sean divertidas, que permitan hablar del día y mantenerse en contacto con los hijos.

Cenar en familia

Habla con tus hijos antes de que se acuesten

La hora de dormir es una gran oportunidad de ponerse al día con los hijos sobre como ha ido el día. Puedes aprovechar para hacerles preguntas que les permitan contarte cosas con detalle. Si algo les preocupa, hablarlo les ayudará a soltar sus fantasmas y a dormir mejor.

También es un buen momento para decirle a los hijos lo orgullosos que estamos de ellos y para hablar de cómo solucionar algún problema que haya surgido en la familia.

Respétalo y exígele lo mismo

Los niños a veces puede ser exasperantes y pueden cometer muchos errores. Pero los padres deben tener en cuenta que tratar a sus hijos con respeto es tan importante como disciplinarlos. Incluso si tu hijo ha hecho algo que demande una medida disciplinaria siempre se puede hablar con él de una manera tranquila y amorosa. Se ha demostrado que gritar o usar castigos corporales no sólo es menos eficaces, sino pueden perjudicar la calidad de la relación con tus hijos.

Abraza a tu hijo todos los días

Las caricias y abrazos no son  sólo  una maravillosa manera de conectar con tu hijo y fortalecer vuestro vínculo. Una investigación sugiere que los abrazos pueden incluso reducir las probabilidades de contraer enfermedades.

besar a los niños todos los días

 

Dile que el quieres todos los días

Tu hijo sabe que le quieres, pero le gusta oírlo y le gusta que se lo recuerdes. Siempre que puedas, dile que le quieres. Puede por la mañana con el beso de buenos días o por la noche con el beso de buenas noches. Puedes decírselo cuando lo felicites por algo que hace bien o cuando te regale un beso furtivo de esos que dan los niños cuando les viene la chispa.

También puedes ponérselo en una notita con el almuerzo del recreo o meterle un papelito entre los libros del colegio. Dejarle notitas en su mesa de estudio de vez en cuando también le hará mucha ilusión.  Lo importante es que le muestres a tu todos los días lo mucho que significa para ti.

Jugar en familia

Los juegos de mesa o los deportes de equipo es una de las mejores formas de fortalecer los vínculos familiares. No importa la actividad. Lo importante es hacerlo juntos y aprovechar para ayudarles a desarrollar sus habilidad sociales, sus capacidades intelectuales y sus capacidades físicas. Es una gran oportunidad para animarlos a ir más allá sabiendo que están apoyados por sus padres.

Aquí podemos incorporar todo tipo de actividades, como cocinar, hacer manualidades, montar en bicicleta o en patines, salir de excursión y un largo etcétera.

cocinar con niños

Compartir las tareas domésticas

A los niños les encanta ayudar y cuando se les confían tareas y responsabilidades aumente su confianza en sí mismos y hace que se sientan valorados. Alaba el gran trabajo que están haciendo  y diles lo mucho que aprecias su ayuda. No sólo vas a conseguir tenerlo más cerca y que te ayude, sino que vas a ayudarle a que aumente su confianza en sí mismo y que se conviertan en personas amables y serviciales que disfrutarán ayudando a los demás.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *