9 razones por las que tu hijo adolescente puede necesitar terapia

Es posible que notes a tu hijo adolescente más triste de lo normal, que empieza tener problemas en la escuela, que sus notas no sean las mismas, que tenga un comportamiento extraño… también es probable que no sepas si es debido a los cambios hormonales o si realmente le está ocurriendo algo. No sabes bien si podría necesitar la ayuda de un profesional.

En realidad, la terapia no tiene que ser utilizada únicamente para momentos traumáticos de la vida o en momentos complicados. Acudir a terapia puede evitar que problemas menores se conviertan en problemas mayores.

Si crees que tu hijo adolescente puede beneficiarse de hablar con un terapeuta, probablemente estés en lo cierto y será buena idea acudir a uno de ellos. En este sentido, quizá con una persona ajena al núcleo familiar tu hijo pueda abrirse y comentar sus preocupaciones. Puedes hablar con el pediatra para que te derive al psicólogo de la sanidad pública o concretar una cita directamente con un psicólogo en una clínica privada. A veces, unas pocas sesiones de terapia corta pueden hacer una gran diferencia en el bienestar general de tu hijo.

Los beneficios de ir a terapia

Los adolescentes se pueden beneficiar de ir a terapia aunque no tengan trastornos mayores. Reunirse con un terapeuta para hablar de diversos temas pueden ayudar a tu hijo adolescente a ordenar su mente. Puede comentar desde dudas sobre la sexualidad hasta cualquier otro tema. Si necesitas algunas razones por las que tu hijo adolescente puede acudir a terapia, no te pierdas las siguientes líneas.

Prevenir la depresión

Los trastornos del humor a menudo comienzan durante la adolescencia. Si no se trata, a la larga, puede desencadenar una depresión que puede durar hasta la vida adulta. Si tu hijo adolescente tiene un humor cambiante, está casi siempre irritable, triste o se retrae, tendrás que hablar con tu pediatra.

Un diagnóstico preciso y una intervención temprana son componentes claves para la prevención de este trastorno y también para poder ofrecer un trastorno eficaz en el caso de que sea necesario.

Trastornos de ansiedad

Son muchos los adolescentes que experimentan trastornos de ansiedad sin tan siquiera saber qué les está ocurriendo, porque nadie antes les ha hablado de este tipo de emociones. Nadie les ha dicho tampoco cómo la ansiedad puede afectar su vida, sobre todo cuando experimentan ansiedad intensa.

Si tu hijo adolescente tiene dificultad para hablar frente a su clase o si está constantemente preocupado por cosas malas que piensa que pueden sucederle, la terapia podrá ayudarle a controlar estos sentimientos ansiosos.

Problemas de comportamiento

En ocasiones los adolescentes, al no saber controlar sus impulsos, pueden tener problemas en su comportamiento. Quizá está en un punto rebelde en el que te contesta, te habla mal, no respeta las normas… y si además está acompañado de un comportamiento agresivo esto puede ser síntoma de problemas más serios. Un terapeuta puede ayudarte a descubrir posibles problemas de salud mental, deficiencias de habilidades o problemas sociales que estén ocasionando este comportamiento en tu hijo adolescente.

Normalmente, cuando existe un mal comportamiento, siempre hay detrás emociones mal gestionadas o que no se comprenden bien. Una vez que un terapeuta le dé las herramientas suficientes para entender cómo se siente en cada momento determinado y qué hacer según las circunstancias en cada caso en concreto.

Abuso de sustancias

A los adolescentes les gusta probar cosas nuevas y tener nuevas experiencias con el objetivo de afianzar su propia identidad. En ocasiones, y generalmente debido a malas influencias, es posible que los adolescentes prueben y abusen de las drogas y el alcohol. Esto puede convertirse en problemas bastante serios.

Acudir a un terapeuta que le aconseje sobre lo que puede ocurrirles si abusa de estas sustancias, y que valore su situación, ayudará a determinar el tratamiento más adecuado en caso de que lo necesite. La terapia individual, la terapia de grupo, la desintoxicación o el tratamiento residencial pueden ser opciones dependiendo de la gravedad de los problemas de un adolescente.

Estrés

Desafortunadamente los hijos sufren estrés desde edades tempranas. Cuando los niños son pequeños es importante evitarles este estrés poco adecuado para su salud mental. En el caso de los adolescentes, también pueden estresarse por las circunstancias de la vida.

Ya sea por la presión a tener buenas notas académicas o las inquietudes normales para su edad, el estrés puede tener un grave impacto en la vida de un adolescente. La terapia puede ayudar a un adolescente a aprender habilidades para manejar el estrés con éxito, y eso es algo que les será útil durante toda su vida.

Problemas en el instituto

El bullying, los problemas relacionales, los problemas con los profesores son solo algunos ejemplos de los problemas que un adolescente puede experimentar en el instituto. Los adolescentes a menudo no están seguros de dónde acudir para pedir ayuda cuando esto les sucede.

En este caso, la terapia puede brindarles apoyo a los adolescentes y darles habilidades que les ayudarán a navegar exitosamente en la escuela secundaria.

Problemas con la ley

Hay adolescentes que intentan poner a prueba no solo los límites en casa, si no también los límites sociales. En este sentido, pueden robar, provocar peleas callejeras, beber o fumar siendo menores de edad… Son algunos ejemplos de por qué los adolescentes se pueden meter en problemas en relación con la ley.

Cuando esto ocurre, es necesaria la terapia para que un adolescente aprenda a tomar mejores decisiones y más saludables para su vida y así prevenir problemas legales y sociales.

Baja autoestima

La mayoría de adolescentes suelen tener problemas de confianza en sí mismos en algún momento u otro. Algunos experimentan problemas serios de autoestima que pueden perjudicar gravemente su calidad de vida e incluso, su salud mental y emocional.

Cuando estos problemas no se tratan, los adolescentes corren un mayor riesgo de tener problemas como el abuso de sustancias y el fracaso académico. La terapia puede ayudar a aumentar la autoestima de un adolescente y mejorar su situación personal y social.

Si tiene algún tipo de trauma

Ya sea una experiencia cercana a la muerte, una agresión sexual o cualquier otro motivo que le haya causado un trauma, puede tener un grave impacto en la vida de un adolescente. La terapia puede aumentar la resistencia y reducir el impacto del evento negativo en su vida.

La intervención temprana por parte de un buen profesional puede ser clave para ayudar a un adolescente a recuperarse de las circunstancias traumáticas vividas.


Categorías

Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.