A fomentar la disciplina

Comienza por darles el ejemplo, compórtate cómo quieres que ellos lo hagan. El enseñarle sobre disciplina a tus pequeños puede resultar una tarea muy difícil y estresante, pero no debes darte por vencida. El niño al llegar al mundo comienza a recibir estímulos de todo su exterior. Elementos como la televisión pueden influir en él para que lleve a cabo ciertos comportamientos que tú no le has inculcado.

Ser padres es un trabajo duro y requiere de especiales esfuerzos tanto físicos como mentales. Castigar al niño debe convertirse en un arte, porque no es bueno maltratarlos y mucho menos dejarlos sin la atención que requieren para un buen desarrollo emocional. Puedes comenzar prohibiéndole jugar con su juguete favorito si desobedece alguna orden. Los niños aún no entienden ni saben diferenciar lo que está bien de lo que está mal por eso no podemos sancionarlos con métodos drásticos.

La disciplina en el niño se la debe desarrollar poco a poco. Tampoco es recomendable darles premios si se portan bien, ya que se los acostumbra a recibir algo a cambio siempre que se porten como deben. Los castigos que se impongan no deben ser humillantes porque el niño se puede volver extremadamente tímido, amenazado o temeroso. No se debería incomunicar al pequeño después de un castigo, sin embargo sería bueno que se mantenga un diálogo abierto acerca del comportamiento errado que acaba de tener para que el niño se dé cuenta que lo que hizo no fue del agrado de sus padres.

Lo más importante es darnos cuenta que nuestro pequeño requiere de toda nuestra paciencia para educarlo y esta educación debe venir en combo con el amor, comprensión y buenos consejos de los padres.

Fuente: guía infantil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *