¿Aburridos en casa? ¡Haz que los niños aprovechen al máximo el verano!

Aburridos en casa Haz que los niños aprovechen al máximo el verano (2) (Copy)

¿Aburridos en casa? ¡Nunca más! “Sobrevivir” a las vacaciones estivales con éxito y en familia es posible. La clave está en el equilibrio, en saber armonizar tiempo de ocio y obligaciones. Además, tampoco hemos de olvidar  algo esencial: es tiempo que compartir de forma positiva para favorecer la comunicación, y reforzar el vínculo con nuestros hijos.

Desde el Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP) nos indican que el verano es siempre un buen momento para aprender a convivir, es tiempo para reír, comunicar y disfrutar de un instantes de calidad. No obstante, las vacaciones con los más pequeños nos dan para muchas más cosas. Estamos seguros de que estas sencillas pautas de “supervivencia” te van a venir muy bien en el día a día.

Claves para vivir “el mejor verano” con tus hijos

Aburridos en casa Haz que los niños aprovechen al máximo el verano (Copy)

Es tiempo de descanso y de ocio, pero siguen existiendo normas

 

No debemos caer en el error de programar cada día de las vacaciones del niño de una forma rígida. Al igual que nosotros necesitamos un tiempo determinado de descanso para liberarnos de las tensiones y el estrés, los niños también demandan el poder relajarse de los férreos horarios escolares.

Permite que también ellos aprendan a diferenciar el tiempo de obligación escolar, del tiempo de ocio. Ahora bien ¿significa esto que el descanso es sinónimo de hacer lo que ellos deseen? En absoluto.

  • Siguen existiendo horarios, imprescindibles para poder disfrutar de una buena higiene del sueño, así como de alimentación.
  • Los horarios deben pactarse con los niños y cumplirse: hay una hora para levantarse, otra para realizar los deberes estivales, y otra a la cual acudir a la cama para descansar.
  • Las tareas escolares deben realizarse por las mañanas. Los cuadernos de verano, el repaso de esas asignaturas pendientes que reforzar, son mejor asimiladas en las primeras horas del día. De ese modo cuentan con la tarde libre.
  • Dentro de esos horarios y esas normas establecidas, los niños también pueden tener la oportunidad de sugerir cambios o nuevas cosas que hacer. Evita ante todo “que se sientan presionados”, y que el exceso de actividades les acabe generando más estrés que bienestar.

¿Qué actividades son las más adecuadas para los niños en verano?

 

No hay una actividad perfecta para todos por igual. Cada niño tiene una necesidad y se encuentra dentro de un ciclo vital determinado, donde necesitará reforzar unos aspectos por encima de otros. Además, cada familia, dentro de sus posibilidades, podrá ofrecer a sus hijos unas cosas u otras.

Ahora bien, existen unos puntos básicos que no podemos descuidar:

  • Debemos fomentar y desarrollar en el niño la parte lúdica.
  • Trabajar las relaciones interpersonales y sus habilidades sociales.
  • Disponer de unas pautas claras en el día a día, específicas y estables.
  • Potenciar la unidad familiar.

Nada de quedarse aburridos en casa: hay que salir, moverse, experimentar el verano…

Como puedes ver, es algo muy básico y fácil de desarrollar. Así pues, esto no significa en absoluto que la mejor actividad sea, por ejemplo, enviarlos a un campamento de verano a Inglaterra para que aprendan el idioma.

Dentro de nuestros recursos, y de lo que pactemos con nuestras parejas, conociendo además las necesidades y los deseos de los propios niños, elegiremos unas cosas u otras.

Menos tecnología y más aire libre

 

Como ya sabemos, los niños desde muy pequeños están habituados al mundo de la tecnología, de las tabletas, ordenadores y teléfonos móviles.

Es importante que desde edades tempranas les enseñemos a mantener un adecuado equilibrio con estos canales de ocio e información. Son muy útiles en el día a día, y sin duda serán excelentes herramientas de trabajo para ellos en el futuro.

Ahora bien, en este momento siguen siendo niños. Y como tales, deben relacionarse, experimentar el juego físico, el aire libre, manipular, sentir, reír, caerse, nadar y desarrollar sus habilidades sociales.
Potencia todas estas dimensiones. En cuanto los veas aburridos en casa, no caigas en el error de permitir que enciendan sus consolas. ¡Es el momento de salir fuera, de planear alguna actividad!

Tiempo de descubrimientos, tiempos de nuevas responsabilidades

 

Aburridos en casa madres hoy (Copy)

 

El verano es una buena época para descubrir intereses nuevos. Si bien es cierto que deben “asentar” conocimientos básicos e instrumentales como son la lectura, la escritura y las matemáticas, las vacaciones son además muy propicias para estimular en ellos aspectos nuevos y desafiantes.

Deben ser ellos quienes exploren aquello que les puede interesar, pero eres tú quien debe guiarlos, quien puede ofrecerle nuevos estímulos. Haz que se interese por la música, por ejemplo, enséñale dónde están las constelaciones y qué estrellas forman el firmamento.

Llévalo a museos, a zoológicos, consigue que se interesen por cosas, que experimenten, sientan, manipulen y se emocionen. Las emociones crean huellas y son motivaciones para el día de mañana.

Tampoco dudes en darle nuevas responsabilidades al niño. La época estival es un buen tiempo para ofrecerle confianza y potenciar su autoestima proponiéndole alguna concesión, que a su vez, esté ligada a una responsabilidad: “podrás jugar media hora más con tus amigos si te ocupas de ir a hacerles la compra del día a los abuelos”.

5. Hacer cosas juntos y por separado

 

Si dispones de un tiempo de vacaciones en tu trabajo, apróvechalo con tus hijos haciendo cosas nuevas. Todo tiempo compartido fortalece el vínculo, pero como ya sabes, debe “ser tiempo de calidad”.

Evita las presiones, o por ejemplo, las sanciones por unos malos resultados académicos. Esa conversación ya se dio en su momento al terminar el curso, así que ahora, en lugar de reproches, es momento del acercamiento. De apoyar, pautar, orientar y confiar.

Estableced actividades que poder hacer en familia: ir a la playa, jugar, conversar tranquilamente, ir al cine…

Además de esas actividades que potencien nuestra convivencia, también necesitamos de nuestros momentos de independencia, y eso, va tanto para nosotros como para los más pequeños.

A nivel de pareja también necesitas de ese tiempo de intimidad, así que no pasa nada si durante un fin de semana hacéis una pequeña escapada. En cuanto a los niños, también es importante que disfruten de sus pequeños instantes de independencia, de esos días en casa de sus amigos, por ejemplo.

 

Boys and girls running

 

Todo ello fortalece la confianza en ellos mismos, además de unir aún más el  lazo familiar, lejos de apegos tóxicos o sobreprotecciones. Así que ya lo sabes…. ¿Aburridos en casa durante el verano? ¡Nunca más! Es el momento de aprender, de experimentar y disfrutar en familia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *