Actividades que estimulan la psicomotricidad infantil

Juegos educativos para niños de 3 a 5 años
Vamos a recomendarte algunas actividades que puedes hacer con tus hijos para desarrollar y potenciar su psicomotricidad. A la hora de realizar estas actividades de psicomotricidad infantil, ya sea en el casa o al aire libre, hay que tener claro qué se quiere estimular, así llegaremos al cómo conseguirlo.

Se habla de psicomotricidad infantil hasta la edad de los 7 años, y se inicia desde bebé. Lo que sí es importante que cualquier juego o actividad que se organice para un niño debe reunir dos requisitos: que sea lúdica y que despierte su interés. Si no es así terminarán siendo ejercicios impuestos, que el niño no querrá hacer.

Actividades para desarrollar la psicomotricidad gruesa

Juegos para desarrollar la psicomotricidad de tus hijos

La psicomotricidad infantil ayuda al niño a controlar su cuerpo y a establecer un buen concepto de su esquema corporal. Y además favorece el desarrollo cognitivo, emocional, sensoriomotor y simbólico. Por tanto, potenciar y trabajar la psicomotricidad, sobre todo, de 0 a 3 años, es vital para su desarrollo.

Para estimular la psicomotricidad gruesa un juego que te recomendamos es el de masajear con una pelota de espuma o goma el cuerpo del niño, o del bebé. Este juego lo puedes hacer desde los 6 meses hasta los 3 años. A medida que el niño crezca te pedirá coger él la pelota y recorrer él mismo su cuerpo. Déjalo hacer.

El juego del espejo pueden hacerlo entre niños, por ejemplo en el parque, o si hay más de un niño en la casa, o tú misma con él. Consiste en que os sentéis el uno frente al otro y simular un espejo. Si uno saca la lengua el otro también debe sacarla, si uno levanta el brazo derecho lo mismo hará el otro. Con esta actividad se trabaja la coordinación motriz y la lateralidad.

Psicomotricidad infantil fina

dibujar psicomotricidad fina

La psicomotricidad infantil fina tiene como objetivo desarrollar los músculos de las manos, las muñecas, los pies, dedos, boca y lengua. Y la coordinación que tienen con los ojos. Como ocurre con las actividades de psicomotricidad gruesa las que planeemos deben ser motivadoras, lúdicas y muy creativas.

Para estimular la psicomotricidad fina los niños pueden aprender a poner pinzas de la ropa en una cuerda. Además permite que el niño o la niña las clasifique por colores, tamaños o material. De la misma manera podemos enseñarles a ensartar. Pueden empezar ensartando macarrones, aros, botones grandes, para ir poco a poco abrochándose sus prendas.

De la misma manera se recomienda que los niños jueguen con plastilina, a desatornillar y enroscar cosas, como el tapón de una botella, por ejemplo. Los juegos de piezas, tipo Lego, son ideales para estimular su imaginación y la psicomotricidad fina. ¡ah! Y la próxima vez que le des un regalo, deja que el rompa el papel y lo desenvuelva, lo mismo con los caramelos.

Actividades de psicomotricidad al aire libre

psicomotricidad aire libre

Hasta ahora te hemos contado algunas actividades que podéis realizar en casa. Pero no pierdas la oportunidad de disfrutar del aire libre con tu hijo. Sólo por estar en el exterior los estímulos y la observación será mayor y mucho más beneficioso para el niño. Ya se sabe científicamente el vínculo entre la exposición a los espacios verdes y el desarrollo cognitivo en los alumnos de primaria.

¿Quién no ha jugado a las pompas de jabón? Ir detrás de ellas para explotarlas es un ejercicio ideal para estimular el equilibrio, la coordinación y la lateralidad. Además, hacer pompas de jabón conlleva el beneficios del soplo, imprescindible para la estimulación y adquisición del lenguaje. Niños y niñas pueden participar desde muy pequeños. Lo mismo ocurre con los aros en el suelo, hay que ir de uno a otro.

También al aire libre le puedes enseñar a conducir. Para ello en casa habréis preparado un volante, puede ser un simple aro de cartón, y ahora en el parque le irás dando instrucciones de cómo es el camino. Primero podrá ir muy rápido, luego lento, pasar por un túnel, curvas…Esta actividad tan divertida sirve para desarrollar el esquema corporal, la orientación espacial, el equilibrio y la lateralidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.