Actúa frente al grooming: la información y la evitación de riesgos son tus aliadas

grooming

Son varios los riesgos a los que se exponen los menores debido a un mal uso de la tecnología, tecnología que ha irrumpido en nuestras vidas, sin que muchos sepamos adoptar medidas de seguridad. Frente a la potenciación de los beneficios que nos aporta, debemos reflexionar acerca de cómo guiar a niños y adolescentes en una cultura de la prevención.

Nos hablaba María José la semana pasada sobre una situación que muchas madres y muchos padres vivimos hoy en día: nuestros hijos os piden tener un smartphone, y la verdad es que no sabemos muy bien qué factores valorar antes de decidir. Pero lo cierto, es que no solo se trata de si necesitan o no un teléfono móvil, puesto que si no están preparados para utilizarlo, se pueden encontrar con situaciones muy desagradables y difíciles de gestionar. Una de ellas es el ‘grooming’, que en definición de Pantallas Amigas se trata de: ‘cuando se produce un acecho sexual dónde previamente ha habido una estrategia de acercamiento, de engatusamiento, para ganarse la confianza del menor por parte del depredador sexual, obteniendo así ese elemento de fuerza con el que iniciar el chantaje’.

En otras palabras: el depredador sexual se acerca a un niño o adolescente a través de Internet (chats, Redes Sociales, whatsapp), se gana su confianza, y consigue que le facilite imágenes comprometidas (sin ropa, eróticas, ..). Una vez dado el primer paso, el adulto (que se hacía pasar por menor), extorsiona a su víctima, para conseguir más contenido. Frente al chantaje, el niño se puede sentir muy desprotegido, y podría inhibirse su capacidad de pedir ayuda, por eso, la evitación del riesgo es muy importante. Un siguiente paso en el acoso que no siempre se produce pero entra dentro de lo posible, es intentar establecer contacto físico con el menor.

Para moverse y relacionarse por la Red de forma segura, es importante cuidar la propia privacidad, y respetar la intimidad de los demás; además los niños deben ser capaces de negarse y pedir ayuda. En familias dónde se respeta a los niños, dónde se fomenta el diálogo y la confianza, dónde los mayores escuchan a los pequeños, puede ser más sencillo que un hijo sepa ejercer sus derechos; pero siempre los mensajes que les damos a nuestros hijos para que tengan cuidado, deberían ser reiterados, y también breves, a fin de que les resulte fácil interiorizarlos.

grooming

¿Cómo se expone un niño al grooming?

Todos tenemos mucho que aprender, y si se trata de la seguridad de los niños, es impensable creer que lo sabemos todo. Los acosadores sexuales en red no tienen un perfil específico, pero tienen mucho tiempo para rastrear perfiles y conversaciones de los menores. Los hay oportunistas (aprovechan fotos de contenido sexual que encuentran), y específicos (piden explícitamente imágenes). Para ‘descubrir’ a un acosador específico, debes saber cuáles con las fases a través de las cuales intentan su objetivo: enganche, fidelización, seducción, acoso.

Si la prevención es inexistente, o no funciona; si nos hemos tenido que enfrentar a un episodio de grooming, deberemos guardar todas las pruebas necesarias. A saber: conversaciones, mensajes, capturas de pantalla, etc. Nunca se debe ceder el chantaje, y aquí es determinante el papel del adulto, y una vez que los padres lo saben, se pedirá ayuda al Centro de Internet Segura, la Policia Nacional o la Guardia Civil.

Las claves para luchar contra el grooming

Prevención: evita que el acosador obtenga las imágenes que le darían fuerza:

  • No se proporciona información ni imágenes comprometedoras.
  • Es aconsejable asegurar el equipo informático, configurar de forma segura la privacidad de las cuentas, y establecer contraseñas robustas.
  • Se recomienda prestar atención a la utilización que otras personas hacen de imágenes e informaciones propias.

Afrontar: el grooming existe, si te lo crees podrás actuar mejor

  • Cuando ocurre, no cedas al chantaje.
  • Pide ayuda, enseña a tus hijos a pedirla.
  • Limita la acción del acosador (revisar contactos, cambiar periódicamente de contraseña, ayuda a tu hijo a cambiar de perfil cuando sea necesario).

Intervención

  • Es muy importante concretar qué ilegalidades ha cometido el acosador (coacciones, amenazas).
  • Buscar pruebas de la actividad delictiva.
  • Formular una denuncia.

Añado a todo ello que durante el proceso, debemos proteger al menos, y prestarle apoyo emocional

Hay fuentes que señalan en un 15 (aproximadamente) por ciento, el porcentaje de niños de 10 a 17 años que pueden haber recibido propuestas de tipo sexual. Creo sinceramente que es hora de reaccionar y comprometernos no solo en la protección de nuestros hijos, sino por un Internet más seguro.


Categorías

Consejos

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *