Adicción a los videojuegos en niños y adolescentes

¿Tu hijo pasa cada vez más tiempo con los videojuegos?, ¿Tiene menos interés en salir con sus amigos?, ¿Ha bajado el nivel de sus estudios?, ¿Le cuesta cada vez más conciliar el sueño?

Podrías estar ante un problema de adicción a los videojuegos. Estos son los tres signos que deben ponerte en alerta.

¿En qué consiste la adicción a los videojuegos?

La adicción a los videojuegos incluye un comportamineto persistente del juego que se manifiesta a través de estos tres signos:

  1. Pérdida de control. El niño pierde el control sobre el juego. Le resulta imposible limitar el tiempo que dedica a jugar  ni la frecuencia con la que lo hace. (Puede estar jugando 5 horas cuando realmente pretendía estar una hora)
  2. Prioridad por el juego y desinterés por las actividades vitales del día a día. Cuando hay un problema de adicción es común saltarse los horarios de las comidas, estar jugando toda la noche sin dormir, y descuidar el aseo personal y otras rutinas diarias.
  3. Aumento creciente de la necesidad de seguir jugando. La persona con problemas de adicción sigue jugando a pesar de las consecuencias negativas para su salud e incluso lo hace cada vez con más frecuencia.

Esta adicción está unida al sobrepeso y a la obesidad, problemas de interacción social, déficit de atención, fracaso escolar, trastornos del sueño y consumo de alcohol y tabaco.

Diferencias entre uso y abuso

Algunos videojuegos pueden ser didácticos y aportar algunos beneficios. (Potenciar la habilidad manual, estimular el pensamiento abstracto, mejor los reflejos, etc.)

Muchos niños y adolescentes pasan un sinfín de horas jugando. Sin embargo, si este comportamineto no interfiere en su vida familiar y social ni altera su rendimiento académico, no se puede considerar una adicción.

Hablamos de una conducta patológica cuando:

  • Hay una pérdida de control y toda la vida del chico gira entorno a los videojuegos.
  • La necesidad de jugar es mayor cuando más se juega. Si el tiempo excede a cuatro horas diarias hay un serio problema.
  • El niño o adolescente siente ira, nerviosismo o irritabilidad cuando no puede jugar o tiene que finalizar su juego.
  • Aparecen dificultades en la conciliación del sueño debido al síndrome de abstinencia o a la sobreestimulación del cerebro.
  • Existe un profundo sufrimiento porque no puede dejar de jugar aunque pretenda hacerlo.

¿Por qué “enganchan” los videojuegos?

Muchos videojuegos dan recompensas a medida que se van superando las pruebas. (Superar ciertos obstáculos permite el acceso a nuevas zonas de juego). Avanzar es cada vez más difícil pero hay un mejor aprendizaje de cómo hacerlo.

Se desarrolla un factor de tolerancia. Es decir se necesita más tiempo para sentir lo mismo que en sus principios, de manera que se crea un círculo vicioso.

¿Qué puedo hacer en casa para prevenir esta adicción?

La mejor solución no es prohibir terminantemente los videojuegos a tus hijos, pero eres tú quien tiene que tener el control de la consola.

  • Coloca la consola en un lugar visible de la casa para evitar el aislamiento y la prolongación de las horas de juego.
  • Establece unos horarios y límites para el juego y controla su cumplimiento. En ningún caso el tiempo puede exceder las 4 horas semanales.
  • Evita el uso de la consola para entretenerles cuando tengas muchas cosas que hacer o estés cansada.
  • No les compres nuevos videojuegos de forma regular, jugar siempre al mismo es más aburrido y desmotivador.
  • Busca otro tipo de actividades lúdicas para su tiempo de ocio: excursiones al aire libre, deportes, cine, campamentos con gente de su edad.

¿En qué consiste el tratamiento?

Si piensas que tu hijo tiene un problema de adicción a los videojuegos, te recomiendo que consultes con un psicólogo o un psiquiatra para valorar el caso.

El tratamiento es similar a los de otro tipo de adicciones con la diferencia que en este caso no es necesaria una desintoxicación física.

Se basa en el uso de técnicas psicológicas que tienen como objetivo controlar el tiempo dedicado a los videojuegos, disminuir la ansiedad y, fomentar actividades alternativas.


Categorías

Salud

Mamá orgullosa de un chico en plena adolescencia. Enamorada de la vida y la naturaleza. Amante de la literatura, la fotografía y la danza desde mi infancia. Autodidacta por naturaleza y con infinitud de proyectos con los que sueño despierta. Especializada en psicología infantil, mi profesión es mi pasión. Siempre me ha sorprendido la curiosidad de los niños por el descubrimiento y su potencial creativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.