Alergia estacional en niños ¿Cuáles son las más comunes?

alergia estacional

Con la llegada de las estaciones algunos niños desarrollan un tipo de alergia puntual que podemos achacar a un simple resfriado. Cuando este tipo de resfriado se alarga mucho más allá de lo normal e incluso puede empeorar, entonces hay que derivarlo a una alergia estacional.

La alergia estacional es la respuesta o reacción del cuerpo contra una sustancia nociva suspendida en el aire, generalmente puede ser causado por el polen que esparcen las plantas en las diferentes estaciones del año. Otro de los motivos puede ser ocasionado por sustancias que se encuentran en el hogar que más adelante os detallamos.

¿Qué son las alergias estacionales?

La alergia estacional es la reacción de nuestro sistema inmunitario como respuesta a algún tipo de alérgeno invasor. El cuerpo reacciona con histamina y otro tipo de sustancias que hace que se resienta en nuestros pulmones, nariz, garganta y ojos principalmente, pero hay otro tipo de zonas como en la piel y en el estómago.

En algunos niños este tipo de alergia puede reaccionar produciendo asma, dónde seguramente les cueste respirar, en otros casos suele aparecer otitis. Sino se puede controlar la alergia su estado puede empeorar.

Los síntomas más comunes pueden ser:

  • Ojos llorosos, con picazón que pueden llegar a inflamarse.
  • Estornudos continuos y picores en la nariz.
  • Congestión nasal con goteo.
  • Tos y dificultad para respirar.
  • Eccemas o dermatitis atópica que suelen aparecer en muñecas y tobillos

alergia estacional

Son alergia temporales, todas ellas por motivos y características especiales.

La alergia representada como astenia primaveral es la que aparece en primavera y la más común. Su estado suele aparecer en la infancia, tiene incidencia hasta en un 40 por ciento de los niños y seguramente tenga un gran poder genético, pues seguramente haya sido heredado. Los síntomas suelen aparecer durante unos días e incluso puede empeorar en muchos de los casos, dado el hecho, hay que tomar medios y medicación.

La “fiebre del heno” ya que este es así como se la denomina en muchos países viene a estar relacionada con la cosecha del heno sin representar fiebre. Su reacción suele estar asociado a consecuencia del polen y las gramíneas y a cada estación le corresponde una alergia diferente:

  • En primavera aparece con los árboles como el olivo, enebro, robles, olmos, abedul…
  • En verano aparecen las gramíneas como la grama dulce y la hierba de Johnson; y las malezas como el plátano inglés y el cardo ruso.
  • En otoño la ambrosía es una planta cargada de polen que aparece en esta época del año.
  • Las sustancias que aparecen en el interior de las casas también pueden llegar a desarrollar alergias. Son tales como el polvo acumulado, los ácaros, el moho y la caspa.

Cómo tratar la alergia estacional

El tipo de medidas para paliar estos síntomas empieza desde casa y desde la propia persona. Afuera en la naturaleza no podemos hacer nada, pero sí poder trasladarnos a un sitio mucho más tranquilo cuando empiecen a aparecer estos síntomas, ya que derivan a ser insufribles.

En casa y dónde estemos habitualmente podemos optar por colocar aparatos de aire acondicionado, dónde gracias a sus filtros podemos reducir en cierta medida la exposición del polen. En el exterior no es mala idea hacer uso de las mascarillas, así se filtra la entrada de estas partículas.

alergia estacional

Cuando llegue la primavera evita que los niños jueguen alrededor de zonas dónde existe la probabilidad de mucha vegetación acumulada y muerta. El moho que queda en estos lugares también puede provocar este tipo de alergia.

En casa debemos hacer que se eliminen con más hábito los ácaros del polvo. Podemos lavar más a menudo las sábanas de la cama y cualquier tejido expuesto. Los ácaros se acumulan en lugares dónde existen escamas de piel humana por lo que hay que conseguir limpiar esas zonas.

Las zonas tapizadas, alfombras, almohadas de cama son algunas de ellas, es bueno intentar cubrirlas con alguna tela a prueba de alérgenos a ser posible con cremalleras. A ser posible hay que reemplazar las almohadas cada 2 o 3 años.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.