Alimentación en la lactancia

En la producción de leche cuando nuestro bebé la necesita, es primordial la ingesta de líquidos. Cuatro vasos de agua, son recomendados siempre en el período de esta etapa para duplicar la producción de leche materna, además de tranquilidad y buen descanso.

El cerebro es muy listo, y hasta que los senos no están vacíos, no produce más leche, por ello, es recomendable, el extraer la leche que no ha sido succionada por el niño.

La alimentación, es primordial para la elaboración de leche, todos los nutrientes que la madre asimila, son primordiales para el niño, por ello, el cuidado de la alimentación es muy importante. Los sabores de todas las comidas pasan por la leche al niño, a través de esta, el niño va conociendo nuevos sabores que posteriormente le serán familiares, al probarlos en comida sólida.

En este período de lactancia, la fruta y la verdura son primordiales, además de realizar cinco comidas al día, el consumo de energía es mayor, es como si visitar el gimnasio cada día.

Las semillas de sésamo, girasol… aportan mejor calidad a la leche por su gran nutrición.

La levadura de cerveza, aumenta la producción de leche.

La manzana, el membrillo… contienen quinua, a través del zumo de estas frutas, se puede consumir agradablemente. También hirviendo estas frutas y bebiendo su caldo triturándolo todo con un poco de azúcar, se convierte en una gran receta que aporta un gran beneficio y cantidad de  proteínas que aportan mucha ayuda en la producción de leche.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *