Alimentos vs suplementos vitamínicos ¿Cuál es la diferencia?

vitaminas

Quizá alguna vez te has planteado esta cuestión y la respuesta es fácil: Ninguna. Los nutrientes que puedes encontrar en los alimentos son exactamente los mismos que se ofrecen en los suplementos, no hay ninguna diferencia. ¿Por qué los consumimos entonces? Porque nuestra alimentación no es tan equilibrada como nos gustaría y rara vez consumimos todo lo que necesita nuestro organismo con regularidad, mucho menos durante el embarazo debido a la dificultad de los primeros meses, durante los cuales existen dos de ellos indispensables.

Los dos nutrientes indispensables durante el embarazo son el ácido fólico y el hierro, que precisamente son los más olvidados en nuestras dietas y aparecen muy de vez en cuando, por lo que es insuficiente para asegurar las necesidades del feto y se debe complementar de algún otro modo.

El ácido fólico

Tomar ácido fólico es necesario incluso al menos un mes antes del embarazo para prevenir defectos en el bebé, concretamente los del tubo neural, la temida espina bífida. Consulta con tu médico para que te indique qué cantidad debes tomar según tu caso.

El hierro

Existen numerosos alimentos que lo contienen a parte de las lentejas, pero la mayoría nos centramos principalmente en éstas últimas, que además no las consumimos tan a menudo como deberíamos. Esto es un error durante la gestación debido a que tu cuerpo producirá más sangre y, si no dispones de una buena cantidad de hierro, podrías acabar pasando por una agotadora anemia. De nuevo consulta con tu médico para que te indique la cantidad necesaria.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *