Alternativas a la leche de vaca

Las alternativas a la leche de vaca, han ido saliendo a la superficie, y ahora, más que nunca. La dificultad para digerirla, nos hace buscar unas alternativas. Especialmente, cuando nos gusta la leche.

Especialmente para los niños, las alternativas a la leche de vaca, son importantes. Gracias a sus nutrientes y facilidad en las tomas, la leche se convierte en un elemento importante en el desarrollo. Pero en ocasiones, nos vemos involucrados en una intolerancia a la lactosa. Esto impide que no puedan tomarla con la asiduidad que queremos. Y cuando están en época lactante, es como encontrarnos con una silla con una pata coja.

Qué es la intolerancia a la lactosa

Si buscamos alternativas a la leche de vaca, es porque nuestros hijos no pueden digerirla en condiciones. Pero ¿por qué? Todo parte del compuesto de la misma leche de vaca. Aunque tomemos leche de vacas que han pastado en libertad, el compuesto sigue siendo el mismo. Contienen lactosa. La lactosa es el azúcar de la propia leche. La contiene de manera natural, aparte de grasas y proteínas. Esta lactosa, se descompone en el intestino, de manera que puede ser absorbida, sin problemas, gracias a la enzima lactasa.

¿Qué ocurre cuando tenemos esa dificultad de digerir la leche? Pues que nuestro organismo no contiene suficientes enzimas lactasas. Esto hace que los azúcares de la leche o la lactosa, no pueda descomponerla. Lo que implica dificultad de digerirla, irritar el intestino y crear gases molestos al pequeño.

Alternativas a la leche de vaca

Es hora de buscar alternativas a la leche de vaca. Así nuestros pequeños se desarrollarán correctamente, sin tener que pasarlo mal en la digestión.

  1. Leche de soja: la más rica en nutrientes. Permite un gran desarrollo gracias a la buena cantidad de proteínas que contiene. Además, de una buena dosis de calcio y de hierro.
  2. De almendras: aparte de su sabor suave, es deliciosa. Con un aroma riquísimo, es una leche muy golosa, pero sin los azúcares que dañan. Es rica en vitamina E.
  3. Leche de coco: para aquellos niños que necesitan ganar algo de peso, la leche de coco es muy rica en grasas. Pero además, son grasas buenas, que permiten un correcto desarrollo y protección al sistema inmunológico.
  4. Leche de arroz: es una leche muy ligera, sin grasas y muy baja en proteínas. es perfecta para los que prefieren un sabor suave y que sea muy fácil de digerir.
  5. Y leche de avena: es muy ligera y versátil. Tiene un sabor tostado y es rica en nutrientes. Lo más característico es, que ayuda a reforzar el sistema inmunológico.

Cada una de estas alternativas a la leche de vaca, puedes combinarlas con lo que quieras. Cereales, galletas, cacao, bizcochos… Además, ganas ingredientes vegetales, perfectos para el desarrollo de tus hijos. Y eliminas las hormonas de crecimiento, que suele tener la leche de vaca, si no se ha alimentado con pasto.

Comparte tu experiencia con Madreshoy

Ya conoces las alternativas a la leche de vaca, que te damos en Madreshoy. Tus pequeños podrán disfrutar de la leche, de un gran sabor, de los nutrientes y sin que les perjudique. Te dejará más tranquila, sabiendo que se están alimentando correctamente.

No dejes de comentar más abajo las diferentes alternativas a la leche de vaca, que tenéis en casa. Y sobre todo, lo bien que crecen los pequeños, con una alternativa vegetal, para beber.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *