Amamantar y trabajar: así se evitan los riesgos para la lactancia en el puesto de trabajo

Amamantar y trabajar

En esta Semana Mundial de la Lactancia Materna, hemos descubierto que hay varias formas de continuar con la lactancia natural, aunque la madre se deba incorporar al trabajo. Sin embargo todo puesto de trabajo debe estar regulado también desde la perspectiva de la salud profesional; cuando las implicadas son mamás lactantes, las implicaciones son aún mayores, debido a los que conocemos como ‘riesgos para el embarazo o la lactancia’.

Es el servicio de prevención de riesgos laborales de la empresa el que valorará ante la sospecha de la trabajadora o su superior, la existencia de procedimientos o condiciones de trabajo que impliquen riesgo, o pudieran tener una repercusión negativa para el embarazo o lactancia.

Según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social los riesgos para la lactancia se concretan en ‘excreción de tóxicos por la leche materna’, ‘vehiculización del tóxico o agente peligroso por higiene deficiente e inhibición / disminución de la secreción láctea por exposiciones laborales’, abajo encontraréis el cuadro completo. Pero ¿qué medidas se adoptan a fin de citar dichos daños?

Riesgos lactancia

  • Se puede mantener el puesto eliminando el riesgo (esto se hace implantando medidas preventivas o adaptando condiciones).
  • Se puede cambiar de puesto de trabajo o de función, dentro del grupo / categoría profesional. Si no es posible lo anterior, se realiza el cambio a otro grupo / categoría equivalente (según supuestos de movilidad funcional).
  • Se puede suspender el contrato por riesgo durante la lactancia de hijos menores de nueve meses (mientras no es posible la incorporación a su puesto anterior u otro compatible).

Esta suspensión da derecho a una prestación a abonar por el INSS o la Mútua de Trabajo y Accidentes profesionales. Dicho subsidio se prolongará hasta los 9 meses de vida del hijo de la trabajadora, y consiste en el 100 % de la base reguladora. Aquí tenéis información sobre la tramitación de esta ayuda.

Todas las medidas a adoptar van a depender de las características concretas del puesto de trabajo, de la posibilidad que tenga el servicio de prevención de riesgos laborales de certificar tal riesgo. Y obviamente, también de que la empresa pueda asignar a la madre a otro puesto de trabajo. En cualquier caso es un derecho a reivindicar, sobre el que las recién mamás deben tener información.

Imagen — coatl28


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *