Amamantar y trabajar: ¿has pensado cómo vas a hacerlo cuándo te incorpores al trabajo?

Amamantar y trabajar

La lactancia materna es una práctica a promover, dados sus beneficios a nivel individual (para el bebé y para la madre) como colectivo; y lo es incluso más allá de los seis meses de lactancia materna en exclusiva que mundialmente se recomiendan. Sin embargo, hace unos meses la Asociación Española de Pediatría hacía públicos unos datos según los cuales, solo continua la lactancia materna después de los 3 meses de vida del bebé, el 68 por ciento de las mujeres. Uno de los factores que determina este abandono (si no el principal) es la incorporación al trabajo; así que en parte es la legislación de nuestro país en protección a la maternidad (16 semanas son a todas luces insuficientes) es la responsable.

No quiere decir eso que nos debamos resignar, porque además de reivindicar permisos de maternidad remunerados de 6 meses como mínimo, podemos hacer posible que nuestra lactancia continúe, a pesar el trabajo fuera del hogar. Y este es uno de los aspectos clave de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que mediante el lema ‘Amamantar y trabajar’, propone recomendaciones centradas en los espacios, el tiempo y los apoyos.

¿Es compatible la lactancia materna con trabajar?

¡Por supuesto que si!, a veces no resulta fácil y requiere de una buena organización; en otras ocasiones está condicionada por miedos de las madres trabajadoras basados en mitos como ‘dejarás de tener leche’, ‘es demasiada carga para ti’, etc. Eso sin tener en cuenta los consejos que llegan cuando no los pides: ‘el niño se puede criar igual de sano con leche de fórmula’, ‘tú también tienes derecho a salir de casa, no te preocupes por el bebé’. La verdad es que no solo a nivel social, sino que también de percepciones personales, a veces una no entiende muy bien el desinterés por los derechos de la infancia.

Quizás lo más complicado sea llegar a los seis meses, porque una vez introducida la alimentación complementaria, seguro que todo resulta más fácil; mientras tanto, ya sabes que existe el permiso de lactancia, la posibilidad de extraerse leche en el lugar de trabajo

Permiso de lactancia

Una vez finalizadas las 16 semanas, puedes hacer uso del permiso de lactancia. Tienes derecho a ausentarte una hora del trabajo, y esta fracción de tiempo se puede dividir en dos; en partos múltiples la madre podrá ausentarse dos (mellizos / gemelos) o tres (trillizos) horas. La duración del permiso es de 9 meses, y es un derecho individual, por lo que puede ser disfrutado también por el padre; y también es independiente de si la alimentación de tu bebé es natural o artificial. Pero hoy nos centramos en la lactancia materna.

Los convenios colectivos son los que regulan criterios no recogidos en la norma general. Por ejemplo en ocasiones es posible acumular todas las horas del permiso (una por día durante 9 meses) y añadirlas a la baja por maternidad. Es una decisión que se debe consultar y tomar con antelación.

Medidas complementarias

  • Alargar las 16 semanas de baja: sumando los días de vacaciones correspondientes al año en curso, y los que no se han disfrutado del anterior.
  • Solicitar una reducción de jornada (a disfrutar hasta los 12 años del niño), con reducción de sueldo proporcional, también facilitaría la lactancia natural.
  • Proporcionar apoyos e información; pues cuando las madres conocen cómo hacer compatibles ‘amamantar y trabajar’ se producen menos abandonos.

Mantener la lactancia materna

Es muy importante tener en cuenta todos los factores influyentes, antes de decidir cómo mantendremos la lactancia, y estos factores son diferentes en cada caso. Normalmente se valora la edad del bebé (no son lo mismo 3 meses y medio que 8); los horarios de trabajo y la distancia del lugar del trabajo respecto al hogar; lo que la madre quiere hacer; la solución que se escoja para cuidar del niño / a (el padre, un abuelo, una cuidadora, o la guardería).

¿Cómo seguirás amamantando a tu bebé?

Por supuesto cuando os reencontréis cada día: A DEMANDA, sin presiones ni horarios, y además:

Amamantar y trabajar2

Alimentación directa o diferida

La primera consiste en que alguien lleve al peque a dónde trabajas para que le amamantes. La lactancia diferida es cuando te sacas la leche para que alguien se la de en tu lugar al bebé. Aspectos importantes:

  • Utilizar un sacaleches adecuado, y mejor mini eléctrico.
  • Preparar en cantidad suficiente y guardarla en envases de 50 a 100 cc.
  • La leche de unas y otras tomas se puede mezclar, siempre que no haya sido descongelada.
  • Mantenerla fresca un máximo de dos días. Períodos superiores de tiempo requieren congelación.
  • Dar indicaciones a la persona que cuida: respecto a calentar, ofrecer tanto como necesite el niño, etc.
  • No es lo ideal, pero se puede adelantar un poco la alimentación complementaria: muchos alimentos sólidos dan menos problemas de alergias que la leche artificial (es de vaca, no lo olvides); y permiten saciar al bebé.
  • Es frecuente que debas realizar la extracción en el trabajo puesto que la producción de leche está regulada según la necesidad del bebé. Para ello llévate nevera portátil con acumuladores congelados y recipientes. Pide también un espacio que cumpla normas de higiene y sea privado (y tenga toma de corriente para el sacaleches)

Todo esto es independiente del permiso de lactancia, en ocasiones se deben encontrar fórmulas combinadas, porque la lactancia a demanda antes de la introducción de sólidos, requiere mucha presencia

Recuerda que vas a poder, aunque disminuya la producción, el bebé rechace el ofrecimiento de su cuidador, o por otros motivos. En el último caso probablemente te reciba enganchándose a la teta y no dejándola hasta que te vuelvas a ir, no hay nada de malo en ello, aunque todo dependerá de su edad, es más probable que ocurra con bebés muy pequeños.

Y por último, ya sabías que puedes disfrutar de permisos no remunerados, ¿verdad? Todo lo expuesto se complementa con la evitación de riesgos para la lactancia, si es que los hubiera (derivados del puesto de trabajo)

Imágenes — Milkwood.net y desireefawn


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *