Amigdalitis en la infancia

amigdalitis infancia

La amigdalitis es una enfermedad muy frecuente en niños. Hace años que les extirparan las amígdalas a los niños era algo bastante frecuento. Hoy en día son más selectivos los casos. Os contamos porque todo lo necesaria acerca de la amigdalitis en la infancia: sus causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué son las amígdalas?

Las amígdalas (también llamadas anginas) son unas glándulas de color rosado situadas al fondo de la boca, debajo del paladar, a ambos lados de la garganta. Están formadas por tejido linfático y forman parte de nuestro sistema de defensas. Forman parte del mecanismo de defensa del organismo. Su función es proteger al organismo de infecciones que entran en contacto a través de la nariz o la garganta, a través de la formación de anticuerpos.

Van creciendo a medida que el niño se va exponiendo a agentes infecciosos, alcanzando su máximo tamaño entre los 3 y los 6 años de edad. A partir de los 7-8 años va disminuyendo su función hasta llegar a ser inactivas en la pubertad. En ocasiones se inflaman creando amigdalitis, y suele estar causado por virus y bacterias.

Como hemos dicho antes, eran extirpadas de forma frecuente en los más pequeños tras sufrir infecciones repetitivas en un breve espacio de tiempo, pero ahora se valora mucho más su función defensiva sobre todo durante los 3 primeros años de vida. Hasta los 5 o 6 años siguen creando anticuerpos y a partir de esa edad empieza a remitir su función.

Síntomas comunes de amigdalitis en la infancia

Los síntomas de la amigdalitis en la infancia son distintos según la causa (vírica o bacteriana). La amigdalitis vírica es la más frecuente en niños. Sus síntomas son:

  • Dolor de garganta.
  • Fiebre no muy alta.
  • Síntomas catarrales.
  • Pequeñas úlceras en las amígdalas.
  • Inflamación leve de las amígdalas.

La amigdalitis bacteriana es menos frecuente en niños pequeños, y más en niños mayores de 5 años. Los síntomas son:

  • Fiebres muy altas.
  • Escalofríos.
  • No suele haber síntomas catarrales.
  • Mayor inflamación de las amígdalas.
  • Pus en las amígdalas.

amígdalas niños

Tratamiento de la amigdalitis

Su tratamiento dependerá de su origen y causa. La causa más frecuente de amigdalitis en niños son las infecciones víricas. Cuando se trata de bacterias la más común es el estreptococo. Con una simple exploración y con el cuadro de síntomas el médico ya puede saber en la mayoría de los casos cuál es la causa. Si su origen en vírico no se administra antibiótico, y si su origen es bacteriano sí. Si hay alguna duda sobre su causa, se puede saber con exactitud recogiendo una muestra y haciendo un rápido test. Si la infección afecta a áreas adyacentes se requerirá de antibiótico intravenoso.

El antibiótico que se suele administrar en la amigdalitis es la penicilina oral, o en algunos casos se puede dar amoxicilina. Además se puede administrar analgésicos y antiinflamatorios (si el médico así lo permite). Se recomienda tomar mucho líquido, preferentemente bebidas frías y evitar cosas calientes para bajar la inflamación. Reposo y descanso, sobre todo durante las primeras 24 horas del tratamiento.Es muy importante completar el tratamiento aunque el niño se encuentre bien para que se erradique por completo la infección. Si se termina antes de tiempo corremos el riesgo de que los síntomas vuelvan a aparecer.

¿En qué casos son operables?

Cómo vimos antes, ahora los médicos son más reacios a extirpar las amígdalas. Se recomienda operar cuando:

  • La fiebre causada provoca convulsiones febriles.
  • El niño ronca, lo que puede estar relacionado con la apnea del sueño. Una obstrucción en las vía aérea  que provoca pausa de la respiración.
  • Las infecciones son muy frecuentes, más de 5 o 6 infecciones al año.
  • El niño tiene dificultades para respirar.
  • Complicaciones asociadas a la amigdalitis. Como acumulación de material infectado en zonas adyacentes a las amígdalas.

Porque recuerda… si tiene algún síntoma o crees que tu hijo pueda tener amigdalitis acude cuanto antes a un centro médico para comprobarlo de inmediato y administrar el tratamiento adecuado si fuera necesario.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.