Anemia en el embarazo, cómo detectarla

Anemia

Es muy frecuente padecer anemia y a veces incluso se relaciona o se agrava con el embarazo. Cuando se padece anemia durante el embarazo es importante tratarla, pues debido a que el feto depende de la sangre materna, la anemia puede ocasionar un crecimiento fetal deficiente, parto prematuro o un bebé de bajo peso al nacer. Otras consecuencias para la madre son cansancio y apatía, lo que dificulta el cuidado de sí misma y del recién nacido. A su vez, en los casos de anemia grave aumenta el riesgo de mortalidad materna postparto.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia?

Es posible que si sufres anemia durante el embarazo no manifiestes síntomas claros, a no ser que la cantidad de glóbulos rojos sea muy baja. Igualmente los más comunes son palidez en la piel, labios, uñas, palmas de las manos o parte inferior de los párpados, fatiga, vértigo o mareos, dificultad al respirar y latidos cardíacos acelerados (taquicardia). Estos síntomas pueden parecerse también a los de otros trastornos o problemas médicos, por lo que ante la aparición de cualquiera de estas afecciones consulta enseguida a tu médico.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento específico será determinado por tu médico dependiendo del estado general de tu salud, antecedentes médicos y tolerancia a ciertos medicamentos.  De todos modos, para combatir la anemia por deficiencia de hierro el profesional incluirá en tu dieta suplementos de este compuesto. Algunas de las formas de administración son de dosificación lenta, mientras que otras deben administrarse varias veces por día. Es bueno que sepas que si el hierro se toma con el zumo de un cítrico o si lo consumes junto a otros alimentos que contengan vitamina C, el organismo lo absorberá mejor.

Una buena nutrición antes del embarazo puede ayudar no sólo a prevenir la anemia sino también a la formación de otras reservas nutricionales en el cuerpo de la madre. Una dieta saludable y equilibrada durante el embarazo permite mantener los niveles requeridos de hierro y otros nutrientes de importancia necesarios para la salud tanto de la madre como del bebé.

Más información – Cómo disminuir la acidez en el embarazo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *