Anemia ferropénica en niños: el riesgo de desarrollarla existe

anemia-ferropenica

Cuando un niño sufre falta de hierro por tener una cantidad insuficiente de glóbulos rojos sanos, decimos que sufre anemia ferropénica, y es un problema en cualquier etapa del crecimiento porque los requerimientos son mayores. El organismo debería contar con un número suficiente de glóbulos rojos, pues estos llevan oxígeno a los tejidos corporales; es el hierro el que ayuda en su formación, y se obtiene gracias a algunos alimentos.

Como he mencionado, este trastorno nutricional está causado por niveles bajos de hierro debido a una alimentación pobre en el mencionado mineral, aunque a veces el cuerpo no es capaz de absorber el hierro ingerido; más raramente los sangrados en el tubo digestivo, o el período menstrual (en chicas adolescentes) podrían contribuir al desarrollo de la anemia. Una adecuada disposición de hierro en el organismo es decisiva en muchas funciones cerebrales, cognitivas y sensoriales (entre otras).

Eso en lo tocante al funcionamiento del sistema nervioso, pero es que las personas con anemia ferropénica (debido precisamente a una reducción en la cantidad de glóbulos rojos) ven mermadas la capacidad de desarrollar ejercicio aeróbico. Y la falta de hierro también incide también en la función inmunológica.

anemia-ferropenica2

Anemia ferropénica: un riesgo que se incrementa en lactantes y niños pequeños.

Lactantes menores de 12 meses y niños pequeños tienen mayor riesgo de desarrollar anemia ferropénica: los primeros si toman leche leche de vaca sin enriquecer a partir de los 6 meses, en lugar de leche materna. Entre los 9 y los 24 meses es una edad más crítica, y es cuando se debería proporcionar una alimentación equilibrada y rica en nutrientes, evitando el exceso de leche, que en ocasiones es utilizada para sustituir a otros alimentos.

Aunque ya he mencionado las causas, me gustaría añadir que el crecimiento muy rápido (tanto en los primeros años de vida como en la adolescencia) también puede considerarse un factor predisponente. Como todos los temas relacionados con la salud, el diagnóstico lo debería realizar un profesional de la salud, pero si observar que tu hija o hijo tiene alguno de estos síntomas, vete a la consulta del médico:

  • Debilidad, y o fatiga.
  • Menos apetito o un aumento del deseo por comer.
  • Dolor de cabeza y nerviosismo o irritabilidad.
  • Palidez.
  • Uñas que se quiebran
  • En casos más graves dolor en la lengua y dificultad para respirar.

Una anemia leve podría no cursar con la mayoría de los síntomas, pero atención a señales como la fatiga o variaciones en el apetito.

En porcentajes menos elevados, los niños de entre 24 meses y cinco años también podrían sufrirla; y entre los adultos, las mujeres en edad fértil son candidatas a padecerla.

anemia-ferropenica3

¿Bebés con anemia?

Normalmente los bebés recién nacidos (a término) tienen sus necesidades de hierro cubierta, tras el parto las reservas aguantan unos meses, y – aunque está en discusión – la leche materna podría ser fuente importante de hierro.

Prevención de la anemia ferropénica.

Es recomendable alimentar a los bebés con leche materna, porque es muy bien absorbida, y de esta forma se aprovecha mejor el hierro que contiene. En los casos en los que no es posible la lactancia materna, se podría intentar una fórmula mixta, pero si se va a recurrir únicamente a leche artificial, esta deberá tener una formulación especial para lactantes menores de un año

En niños mayores de 12 meses, la biodisponibilidad del hierro depende de varios factores, pero es importante que la dieta contenga varios de estos alimentos:

  • Frutas como albaricoques, uvas pasas o ciruelas.
  • Hortalizas como las espinacas y otras de hoja verde oscuro; legumbres.
  • Cereales como la avena, y cereales integrales. En caso de lactantes menores de 1 año cereales enriquecidos.
  • Productos de origen animal como huevos, pescado o pollo

En general las frutas, hortalizas, legumbres y cereales integrales son alimentos ricos en hierro.

En niños que han desarrollado anemia, el pediatra podría recomendar la suplementación con hierro, que probablemente sea necesaria en bebés nacidos pretérmino, debido a un desarrollo más corto de la vida intrauterina.

Imágenes — Holly Chafflin, George Hodan, Anales de Pediatria,


Categorías

Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *