Angioma en los bebés

Bebé recién nacido con angioma en la nuca.

Los angiomas suelen desaparecer por sí mismos. El de la nuca concretamente, suele ser una excepción, pero por la localización es difícil de ver.

Los angiomas son manchas cutáneas, normalmente sin revestir gravedad, de color rosáceo o rojo. En el bebé pueden aparecer nada más nacer o algo después, y por norma general desaparecen con el tiempo. Seguidamente vamos a conocer algo más acerca de estas manchas.

El angioma

El angioma o tumor benigno suele presentarse de forma pequeña. Esa zona está formada por más capilares de lo habitual. La mancha, en ocasiones con relieve, puede tratarse siempre que sea requerido, aunque a modo clínico no suelen revestir gravedad. La mayoría llega a desaparecer por sí mismas. El tamaño y la ubicación dependen de cada bebé. En ocasiones resulta casi imperceptible, situándose en un dedo, o algo más grande en el rostro, cuello o pierna. Algunas veces crece un poco, pero si se mantiene prácticamente igual no hay que preocuparse.

El angioma plano no es signo de alarma y puede encontrarse en la nariz o la nuca. Normalmente ya están ahí al nacer y pasados unos meses desaparecen. El de la nuca suele persistir toda la vida. Los angiomas cavernosos son más profundos, como un bulto, y pueden aumentar de tamaño. Llegada su regresión probablemente ocasionarán un daño a nivel estético. En casos complejos puede ser necesario el láser o la cirugía, pero ya en una edad más adulta.

El bebé: en qué caso es necesario intervenir

Recién nacido con angioma en el dedo.

Es importante que los padres vigilen la evolución del angioma y detecten cambios en la forma, textura o coloración, por si un caso frecuente llega a agravarse.

No puede hacerse nada para prevenir el angioma, pero como padres es importante controlarlo y ante cualquier duda o cambio razonable, hablar con el pediatra del bebé. Una buena recomendación es utilizar un alto factor de protección solar, no exponer al bebé directamente al sol, sobre todo en horas de mucho calor, y mantenerlo protegido e hidratado.

En caso de aumentar el angioma de tamaño, color o forma convienen consultar con un profesional médico. Cuando la zona es complicada por la localización, como en un párpado o la nariz…, hay que vigilar la mancha y hablar con el facultativo médico correspondiente porque podría ser necesario intervenir antes de que existiese alguna complicación futura. En el caso de llegar a producirse úlceras o sangrado todavía es mayor la urgencia y resultaría imprudente esperar.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.