Anorexia: problema real en la adolescencia

anorexia en adolescentes

Estamos en la cultura del culto al cuerpo, de la delgadez y de mostrar cuerpos perfectos a través de las redes sociales. Esto genera unas obsesiones en muchas adolescentes por querer cambiar su peso lo que provoca serios problemas de salud física y mental. Hoy os hablamos de la anorexia en adolescentes, de sus síntomas y tratamientos.

¿Qué es la anorexia?

Es un trastorno de la alimentación, donde la persona lleva al extremo la obsesión por su peso y todo aquello que ingiere. La anorexia es uno de los trastornos de alimentación más graves que hay, y se desarrolla durante la adolescencia o adultez temprana. Aunque suele afectar más a las chicas, también afecta a los chicos. Supone un miedo terrible a engordar, unido a una visión distorsionada de su cuerpo, provocando que deje de comer, haga dietas extremas o incluso ayune, sumado a hacer ejercicio físico exagerado para perder más peso. Pueden incluso tomar diuréticos o laxantes, pudiendo llegar a la deshidratación. Estas personas se ven gordas ante un espejo aun teniendo un peso adecuado.

Este trastorno suele comenzar con el inicio de la pubertad, donde el cuerpo registra muchos cambios corporales, y se le empieza a dar mucha importancia al físico. Una baja autoestima hace más vulnerable a las personas a padecer este trastorno. Este trastorno puede causar serios problemas de salud, pudiendo poner en riesgo su propia vida.

¿Cuáles son las causas de la anorexia?

Los síntomas varían mucho de una persona a otra, y las causas son desconocidas aunque tienen mucho peso los factores sociales y psicológicos que pueden llegar a desencadenarla. También puede haber ciertas causas que predispongan a padecer anorexia independientemente de agentes sociales externos:

  • Obesidad materna.
  • Muerte o enfermedad grave de un ser querido
  • Separación de los padres.
  • Factores genéticos, como presencia de algún trastorno psiquiátrico en familiares cercanos.
  • Fracasos escolares.
  • Accidentes.
  • Sucesos traumáticos.
  • Padecer obesidad.

anorexia

Síntomas de la anorexia

Los padres tenemos que estar alerta para ver si se muestran algunos de los síntomas que puedan hacer sospechar de que nuestra hija o hijo tiene anorexia en la adolescencia. Una detección temprana mejorará el diagnóstico y tratamiento. Algunos de esos síntomas son:

  • Pérdida de peso excesivo en muy corto espacio de tiempo.
  • Retraso de crecimiento y desarrollo.
  • Síntomas de obsesión por el cuerpo: mirarse al espejo continuamente, pesarse varias veces al día, contar las calorías…
  • Alteraciones en la menstruación o ausencia de la misma.
  • Usar ropa holgada.
  • Evitan comer en compañía.
  • Interés repentino por las dietas.
  • Preocupación por la comida que hay cada día.
  • Saltarse comidas o cenas.
  • Cambios de estado de ánimo: tristeza, irritabilidad o preocupación.
  • Realización de ejercicio excesivo y constante.
  • Disimular la comida para no comerla.
  • Irse de la mesa nada más terminar de comer.
  • Aislamiento de sus vínculos sociales.
  • Baja autoestima.
  • Uso de laxantes o diuréticos.

¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento para la anorexia es multidisciplinar, es decir, se crea una acción conjunta de varios especialistas como el psicólogo, endocrino, psiquiatra, médico de familia y ginecólogo. Lo que se pretende primero es conseguir un aumento de peso y recuperar los buenos hábitos alimenticios. Esto debe hacerse con cuidado ya que el cuerpo no está acostumbrado a consumir alimentos. También se controlará el ejercicio físico, primero eliminándolo y luego introduciéndolo progresivamente.

Una vez recuperado algo de peso se pasa al tratamiento psicológico para hacer una reestructuración cognitiva de las creencias irracionales acerca del cuerpo, mejorar la autoestima y desarrollar habilidades sociales y comunicativas. Si es necesario también se administrarán fármacos si padecen de depresión o ansiedad.

La familia es un pilar importante en el tratamiento, ya que la recuperación final se llevará a cabo en el hogar. Un buen apoyo familiar afectará positivamente en el resultado del tratamiento. Puede llegar a ser ingresado si supone un riesgo para su vida o si la situación familiar es mala.

Porque recuerda… la detección por parte de los padres es vital para llevar a cabo el tratamiento y que suponga los menores riesgos para nuestros hijos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.