Antes de romper aguas el bebé se mueve mucho, ¿es normal?

El trabajo de parto se desencadena de manera muy particular. Son típicas las molestias y dolores. Antes de romper aguas el bebé se mueve mucho, ¿es normal? O bien el vientre se pone duro, y las contracciones se vuelven más reconocibles.

Esto es muy normal pues el trabajo de parto es el proceso que le permite al cuerpo prepararse para dar a luz. Si bien el momento cúlmine es el parto, el trabajo puede comenzar incluso algunas semanas antes. Es frecuente que el trabajo de parto comience entre las semanas 37 y 42 del embarazo. Dentro de este lapso, se considera que se trata de un embarazo a término.

Romper aguas, parto inminente

Cuando el embarazo está a término se produce este proceso milagroso llamado trabajo de parto. Una de las secuencias de este proceso se produce al romper aguas, momento que puede presentarse con diversas sensaciones. Lo más reconocible es que la mujer secreta un líquido incoloro similar al agua, de ahí su nombre. Esto es señal de que el parto sucederá muy pronto. Antes de romper aguas el bebé se mueve mucho en ocasiones. En otras, hay menos registro aunque lo que no hay lugar a dudas es que las mujeres embarazadas a punto de parir experimentan nuevas sensaciones que anticipan la llegada del bebé.

Por lo general, el trabajo de parto comienza algunos días o semanas antes, con algunas contracciones de preparto que permiten que favorecen la dilatación. Estas contracciones se van incrementando con el paso del tiempo y se vuelven cada vez más continuas y progresivas. Esto sucede para que el útero empuje al cuello uterino y éste se abra y acorte, es decir se dilate y se borre para que el feto pueda atravesarlo a través del canal del parto y así salir del vientre materno.

Hay varios factores que permiten detectar si el parto ocurrirá a la brevedad aunque los tiempos son relativos. Si bien las contracciones pueden incrementarse, esto no significa que el parto se desarrollará en pocas horas, lo importante es que las mismas sean regulares y en un lapso inferior a los 5 minutos. Entonces sí, el proceso es inminente.

Pero este no es el único indicio de que el parto está cerca, para poder salir el bebé debe posicionarse y descender hasta llegar a la pelvis. Si bien es probable que ya esté boca abajo, aún debe ubicarse mejor para salir. Por esta razón, es que se dice que el vientre está cada vez más bajo, a medida que el bebé desciende. De esta manera, el bebé se acomoda al tiempo que es posible detectar cierto alivio en la futura madre, que puede respirar con menor dificultad en los últimos días dado que el bebé deja de presionar sobre los pulmones. También es común que orine a menudo dado que ahora el feto presiona la vejiga.

Cuando el bebé se mueve

Sin embargo, aún quizás falte para el parto. Otro de los grandes indicadores del parto es cuando cae el tapón mucoso, es decir un fluido color rosado que cae cuando se dilata el cuello uterino. Este fluido actúa de barrera contra posibles infecciones pero a medida que se borra el cuello uterino cae. Luego aparece la llamada rotura de fuentes. Antes de romper aguas el bebé se mueve mucho en algunos casos mientras que en otros todo sucede más lentamente. No hay porque alarmarse ya que todo esto es muy normal y parte de un típico trabajo de parto.

Romper aguas significa que se rompe el saco amniótico, es decir la bolsa que está dentro del útero y que está rodeada de líquido amniótico para así proteger al bebé. Cuando el feto ejerce demasiada presión sumada a las contracciones se produce la rotura de fuentes. Por esa razón es que antes de romper aguas el bebé se mueve mucho. Es normal dado que esto sucede porque el bebé se está acomodando hacia el canal de parto.


Por lo general, la mujer rompe aguas de manera espontánea al finalizar la dilatación y cuando la misma ha sido completada. Sin embargo, en un 10 por ciento de los casos, se rompe antes de que comiencen las contracciones y de denomina rotura prematura de membranas. En estos casos, el líquido sale por la vagina y se puede sentir un goteo o bien un chorro. Luego de esto el parto sucederá dentro de las 6 a 10 horas. Si esto no ocurre, es necesario provocar el parto, es decir inducirlo para evitar una posible infección dentro del útero.
su escape como un goteo o como un chorro.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)