El uso excesivo de antibióticos en bebés altera su microbiota intestinal

Antibióticos2

La revista Science Translational Medicine publicó recientemente dos estudios confirmando los principales factores que afectan a la microbiota intestinal de los bebés. El exceso de antibióticos durante los 36 primeros meses de vida reducen la diversidad de bacterias intestinales. Los científicos y médicos consideran la primera infancia un período crítico para la salud futura, y están convencidos de que una disminución de la microbiota está directamente relacionada con la aparición de diversas enfermedades alérgicas y autoinmunes.

¿Qué es la microbiota? os preguntaréis; se considera que está formada por los microorganismos (billones) que habitan nuestro organismo, o sea: es la flora intestinal y mantiene una relación simbiótica con nuestro cuerpo. Se trata de bacterias que mayoritariamente son beneficiosas, y entre sus funciones se encuentran la síntesis de vitaminas, la activación del sistema inmunitario o el metabolismo de los carbohidratos. No es para menos pues, que la ciencia dedique parte de su interés al estudio de este tema tan importante.

Las conclusiones publicadas por la revista especializada que he mencionado no me sorprenden, y espero que sirvan para replantearnos el abuso de los antibióticos, así como los otros factores que podrían estar alterando la microbiota. Desde luego lo que queda claro es que en ningún caso se cuestiona la utilidad de los tratamientos con antibióticos para bebes o niños. Cuando son necesarios para preservar la salud deben prescribirse, en otros casos se debería evitar el uso indiscriminado, y pensar en los efectos secundarios que pueden ocasionar.

Las investigaciones han sido dirigidas por Moran Yassor (Instituto Broad), y Korpela (Universidad de Helsinki). Al estudiar la secuencia del genoma, los investigadores descubrieron algo que me parece muy curioso: en los niños expuestos a antibióticos se ha podidido comprobar que el microbioma era menos estable durante los tratamientos farmacológicos. Cabe mencionar aquí que al hablar de microbioma nos referimos al conjunto de genes que están presentes en las células microbianas del ser humano. Son conceptos distintos (microbiota y microbioma) aunque estén relacionados.

Antibióticos: esos medicamentos tan controvertidos.

No podemos negar que su descubrimiento supuso un gran avance para la medicina, antes de ellos una infección bacteriana podía ser potencialmente mortal, sin embargo su uso debe ser realizado siempre con mucha precaución (y de hecho ya hace unos años que nos alertan acerca de las superbacterias resistentes a estas medicinas). Aún se debería tener más cuidado con los neonatos, porque la microbiota está desarrollándose.

El problema del sobre uso es real, y a nadie se le escapa que se utilizan incluso para tratar infecciones virales de las vías respiratorias.

Antibióticos

Otros factores que alteran la microbiota.

Los investigadores encontraron una relación directa entre haber ingerido varias dosis de antibiótico de los 0 a los 3 años, y genes de resistencia frente a esos medicamentos, pero además:

La forma de nacer y la alimentación de los bebés también influyen.

Parece que algunos de los beneficios de la lactancia materna están asociados directamente con la microbiota intestinal; tanto que según el equipo de Korpela (Universidad de Helsinki), por cada mes de lactancia materna, la cantidad de tratamientos antibióticos se reduce hasta en un 5 por ciento, en bebés sin exposición temprana a estos fármacos. Por otra parte la lactancia materna actúa como protección frente al aumento de peso que se vincula a los tratamientos con antibióticos.

No es la primera vez que hablamos de la variedad de factores que pueden afectar a la producción y mantenimiento de la microbiota; de hecho también se observa dicha relación por el tipo de parto (vaginal o cesárea). Existen indicios de que los nacidos por cesárea tienen menos bacterias del género ‘Bacteroides’ que se encuentran implicadas en la regulación de la inmunidad intestinal. Pero más concretamente (y según explica el doctor Xavier del instituto Broad) las bacterias de la microbiota de la madre pasan al recién nacido al atravesar este el canal de parto (la vagina), y así se inicia el proceso de colonización del intestino del bebé.

Podéis encontrar los estudios publicados en este enlace.

Imagen — Evan Amos


Categorías

Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *