Apego seguro, emociones sanas desde el nacimiento

Todas sabemos lo especial del momento que por primera vez cogemos en brazos a nuestro bebé. Una magia difícil de explicar pero fácil de sentir nos envuelve y contagia a familiares y conocidos. Hace años que conocemos el nombre de esa situación especial que comienza ahí y se extiende a lo largo de toda nuestra vida como madres, hablamos del apego.

El apego es un vínculo emocional que se crea entre el bebé y sus cuidadores principales. Su objetivo es favorecer la supervivencia del recien nacido. De forma rápida desarrollamos unas emociones intensas hacia el bebé, que nos permiten responder a sus demandas y necesidades (comida, higiene, sueño y estimulación). Así, nuestro hijo empieza a comprender el mundo que le rodea a través de sus figuras de apego, tranquilo y seguro de que ellas estarán ahí si algo no va bien. Sin embargo, a veces no somos capaces de crear un vínculo de seguridad, provocando estrés y desconcierto en los más pequeños.

Las relaciones afectivas que establecemos con nuestros hijos vienen marcadas por multitud de variables. Entre ellas podemos encontrar, por ejemplo, la vivencia de la maternidad, los modelos de apego proporcionados por nuestros padres, nuestras características de personalidad, etc. Todas ellas mediarán entre el bebé y sus progenitores. A pesar de lo potentes que son estas variables, podemos ejercer un cierto control sobre ellas, siguiendo algunos consejos sencillos que nos ayuden a establecer un adecuado vínculo de apego con nuestros hijos:

  • Gestionar con seguridad y confianza las demandas de nuestro bebé. El lenguaje no verbal es fácilmente captado por estos, transmitiendo nuestra tensión corporal hacia ellos.
  • Ser constantes en la respuesta a sus necesidades. Deben sentir que estamos ahí, dejándoles su espacio y ayudándoles a autorregularse.
  • Ser fuente de amor y cariño. Debemos transmitirles y expresarles nuestros sentimientos, iniciando desde los primeros momentos de su vida una adecuada inteligencia emocional.

Un comentario

  1.   Macarena dijo

    Hola Marina, gracias por este post, ¡qué papel tan importante el de la madre o cuidador principal del bebé, en el desarrollo de su confianza y autoestima!

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *