Apoyar a las madres

Cuando se produce un nacimiento acostumbramos a regalar ropita para el bebé, sonajeros, peluches, baberos, chupetes… y eso esta muy bien; pero a los pocos días la madre se siente abrumada porque lo que necesita realmente es comprensión, cariño y ayuda.

Disponiendo de un poco de nuestro tiempo ayudaremos a esta joven madre y amiga nuestra resolviendo tareas cotidianas hacer algo de comida favorita de la madre, llamar a la familia dando nuevas buenas sobre la madre y su bebé, ayudando a recoger la casa, hacer la colada, realizando alguna compra del mercado o de la farmacia…

Las mujeres que acaban de traer a su bebé a este mundo, no solo necesitan de consejos sino también de compañía, aprobación, ayuda… y más si eres su amiga de toda la vida ella te lo agradecerá.

Es muy importante que una estrenada mamá no se sienta que está sola en esta época de su vida como es experimentar ser madre, la ayuda que puedan brindarle el entorno que la rodea ya sean éstas familiares o amistades ayudan a la madre a mantener su estado de ánimo elevado.

Hacerla sentir de corazón que estamos muy interesadas por su bienestar y comodidad le resulta mas fácil de llevar este cambio de vida brusco para una mujer que acaba de dar a luz a su bebé.

De los grandes retos y alegrías que las mujeres hemos enfrentado a lo largo de nuestra vida, pocos son especiales como tener a nuestro primer hijo, por eso es muy importante que demos una manito a la estrenada madre a medida que ella lo necesite.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *