Sosteniendo la lactancia materna, por el bien común, sin conflictos de interés

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebró el pasado mes de Octubre en los países del hemisferio norte. El lema para el presente año fue “Sosteniendo la lactancia materna unidos, por el bien común, sin conflicto de interés”.

Fedalma se sumó, como cada año, a esta celebración. Esta entidad publicó un manifiesto solicitando la acción conjunta de toda la sociedad. Gobiernos, sistemas de salud, empresas, comunidades y familias deberían asumir sus responsabilidades en el apoyo y la protección de la lactancia materna.

Fedalma es la federación española de asociaciones y grupos de apoyo a la lactancia. Desde estas entidades madres voluntarias con experiencia en amamantar y formadas en lactancia materna ofrecen servicios de apoyo de “madre a madre”. Los grupos y asociaciones pro-lactancia han demostrado ser una herramienta eficaz de ayuda para mujeres que amamantan.

Como quedó expuesto en dicho manifiesto, recibir lactancia materna es un derecho de todos los niños y niñas. Y amamantar es un derecho de todas las mujeres. Madres, hijos y sus familias deben contar con el suficiente apoyo para poder llevar adelante la lactancia.

Este apoyo pasa por recibir información actualizada y veraz sobre la lactancia materna y por tener una buena atención sanitaria. También es necesario el respeto y valoración social y hacer efectivas medidas para conseguir una conciliación familiar y laboral real.

Así pues, la promoción, protección y el apoyo a la lactancia materna es una responsabilidad de toda la sociedad. El manifiesto de Fedalma pide que los distintos sectores asuman sus responsabilidades.

¿Cuáles son estas responsabilidades?

El estado tiene que consolidar mecanismos que le permitan proteger, promocionar y apoyar la lactancia materna financiando adecuadamente programas y servicios.

Las instituciones de salud y su personal deben desarrollar programas, protocolos y rutinas enfocados a proteger la lactancia materna. Debe haber implicación por parte de Salud Pública dado que la lactancia nos beneficia a todos, no solo al niño y a la madre.

El sector empresarial debe cumplir las leyes, normas y políticas relacionadas con la protección de la maternidad. Debe impedir que la maternidad sea motivo de discriminación. También debe facilitar la continuidad de la lactancia tras la incorporación de la madre al puesto de trabajo, sin poner trabas si la mujer desea extraer y conservar su leche.

La comunidad debe valorar la lactancia materna y respetar a las madres, facilitando y permitiendo amamantar a su bebé o niño cuando y donde sea necesario. Sin prohibiciones. Tiene la responsabilidad también se proporcionar información sobre los recursos al alcance de las madres, como lo son por ejemplo, los grupos de apoyo.

Las familias deben tener claro que su papel en la lactancia es fundamental. La madre que amamanta necesita el apoyo de su familia, sin juicios, con empatía y comprensión.

A las corporaciones de alimentación infantil se les debe exigir el cumplimiento riguroso del Código de comercialización de sucedáneos de la leche materna, evitando incurrir en prácticas de marketing poco éticas que sabotean la lactancia.

Así pues, todos tenemos responsabilidades que asumir. No lo tengamos solo en cuenta en los actos de celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, hagámoslo durante todo el año, por el bien común, sin conflictos de interés.


Categorías

Consejos, Familia

Rosana Gadea

Soy curiosa, inquieta e inconformista, lo que hace que me cuestione casi continuamente el mundo que nos rodea, en especial, lo relacionado con la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *