Aprecia a tu hijo por quién es y ayúdale a crecer

No quieras que tu hijo crezca intentando no decepcionarte. Debes permitir que sea él mismo, que tenga su propia idiosincrasia y que pueda crecer, desarrollando su personalidad. Es necesario que los padres acepten y comprendan las preferencias, disposiciones y pasiones de sus hijos… que éstas, pueden ser totalmente diferentes de las suyas, y no hay absolutamente nada de malo en eso.

Como padre o madre, es tu obligación pensar en las fortalezas que tiene tu hijo en lugar de centrarte en las debilidades. Al centrarte en las fortalezas, los padres podrán comenzar a ver la singularidad de sus hijos.

Encuentra una actividad que destaque las fortalezas de tu hijo y que puedan participar en ella habitualmente. Aún será mejor si tú participas en estas actividades con ellos. Quizá siempre has querido que tu hijo sea una estrella de baloncesto, pero a tu hijo le gusta más ir a clase de pintura… ver cómo lo hace y cómo disfruta te hará entender lo especial que es y te acercará emocionalmente a tu hijo. Podrás aceptarlo y acotarle en esto que realmente le hará crecer como persona.

Además, también es importante que intentes encontrar algo en común con tu hijo. Es probable que haya al menos un par de actividades que combinen vuestros intereses de alguna manera.  Por último, los padres deben tratar de proporcionar a sus hijos un entorno de apoyo en el que puedan sentirse cómodos y seguros de explorar, crecer y jugar. Escucha a tus hijos, comprende sus necesidades y permíteles descubrir las cosas que realmente quieren hacer y con las que podrán disfrutar.

Tu hijo no necesita parecerse a ti, necesita que le guíes y que le orientes para que aprendan a ser ellos mismos. ¿Ya sabes cómo lo vas a hacer hoy?


Sé el primero en comentar