Aprender a jugar

juguete educativo

El niño, llega a cierta edad en que ya comienza a razonar, usar la fuerza y destreza, a saber elegir qué juguete prefiere para ejercitarse… ahí es cuando entre el papel de los padres, en saber cual es el juguete que más le conviene para su desarrollo físico y mental, además de evitar accidentes con ellos. También hay que estar a su lado para animarle por sus destrezas y logros.

Hay diversidad de juguetes, por ejemplo, para clavar, insertar, empujar… si son rápidos y se requiere fuerza, aún son más preferidos, incluso los que producen ruido. El niño, ya previene los acontecimientos y disfruta con ello, con lo que va a ocurrir si realiza ciertas acciones con el juguete.

El niño va adquiriendo las siguientes destrezas:

Coordinación de ojo y mano. Dirige el juguete hacia el lugar en donde apunta la mirada, esto es llamado motricidad fina, uno de los juguetes que le benefician a ello, son los que hay que hundir las clavijas con un martillo

El tono muscular y la fuerza. Hay juguetes que requieren fuerza, por ejemplo, los que se necesita empujar para que corran o se arrastren. Aquellos que para hacer ruido necesitan ser movidos, apretados… al niño le encanta hacer fuerza y estos juguetes les motiva mucho a ello, conocer su fuerza y sabe controlarla es una grata experiencia y un desahogo de tensión

El razonamiento se consigue a través de las relaciones que tienen el efecto después de actuar

La destreza viene seguida de todo lo anterior combinado, ya que para manipular y maniobrar necesita desarrollar esa destreza

Y para conseguir la destreza, hace falta la perseverancia, ya que la práctica es lo único con que se consigue jugar adecuadamente con el juguete. Las repeticiones hasta conseguirlo, dan lugar a ser constante y a superar los retos.

Mas información – Jugar en familia

Fuente – Web del bebé


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *