Asocian la alimentación selectiva en los niños con mayor riesgo de ansiedad, depresión y TDAH

Asocian la alimentación selectiva en los niños con mayor riesgo de ansiedad, depresión y TDAH

Muchos padres terminan perdiendo la esperanza (o la paciencia) de que su hijos coman de todo. Pero,  ¿en qué momento el capricho por no comer al representa algo más que la mala conducta y se convierte en un trastorno alimentario conocido como alimentación selectiva?

Una nueva investigación sugiere que la alimentación selectiva en niños se asocia a menudo con otro problemas de fondo que requieren intervención específica, ya que puede ser un síntoma de ansiedad o depresión.

Los investigadores del Duke Medicine en Durham, Carolina del Norte, encontraron que los niveles tanto moderados como graves de alimentación selectiva se asociaron con problemas psicológicos, como  ansiedad, depresión y el trastorno de hiperactividad y déficit de atención (TDAH). Los resultados del estudio se han publicado en la revista Pediatrics.

Los problemas alimenticios son tan frecuentes que muchos médicos e investigadores consideran que son algo normal en el desarrollo de los niños en edad preescolar. Según los autores del estudio, entre el 14-20% de los padres informan  que los niños de entre  2 y 5 años son comedores selectivos.

Los investigadores apuntan que para muchos padres y médicos la pregunta clave es saber cuándo la selección de alimentos comienza a ser un problema alimenticio y no se trata de un problema de mal comportamiento. 

Aunque la alimentación selectiva es bastante frecuente, una investigación anterior también la asoció con problemas emocionales, sociales y físicos. Como resultado, es importante  entender en qué nivel de gravedad hay que intervenir cuando un niño presenta alimentación selectiva.

Para investigarlo, el equipo analizó un grupo de 917 niños de edades comprendidas entre los 24 y los 71 meses. Los cuidadores de los niños fueron entrevistados sobre los hábitos alimenticios de los niños, su funcionamiento, los posibles síntomas psiquiátricos y variables del entorno de su casa.

Los investigadores estaban interesados ​​en saber si la alimentación selectiva  moderada o severa podría predecir el desarrollo de deterioro psicológico.

“Estos son los niños cuya alimentación se ha vuelto tan limitada o selectiva que está empezando a causar problemas”, explican los investigadores. “El deterioro puede adoptar muchas formas diferentes. Puede afectar a la salud, al crecimiento, al funcionamiento social del niño y a la relación padre-hijo. El niño puede sentir que nadie les cree, y los padres pueden sentirse culpables por el problema”.

Alimentación selectiva y trastornos psicológicos

Los investigadores encontraron que los niños con hábitos alimenticios selectivos moderados o graves eran casi dos veces más propensos a tener un aumento de los síntomas de ansiedad que los niños que comían normalmente. Esta circunstancia también se asoció con síntomas elevados de depresión, ansiedad social y ansiedad generalizada.

Los investigadores encontraron que, si bien los niños con hábitos alimenticios selectivos moderados no parecían más propensos a ser diagnosticados con un trastorno psiquiátrico, los que padecían un trastorno de alimentación selectiva grave tenían más del doble de probabilidades de ser diagnosticados con depresión.

Según los investigadores, el conflicto entre padres e hijos sobre la alimentación selectiva no se traduce necesariamente en que los niños cambien sus hábitos alimenticios, lo que indica que tanto los médicos como las familias requieren nuevas herramientas para abordar el problema.

La alimentación selectiva en niños puede atribuirse a malas experiencias con ciertos alimentos, lo que lleva a la ansiedad  cuando se ven obligados a comer la comida o a probar nuevos alimentos. Algunos niños también pueden haber aumentado la sensibilidad en los sentidos hacia los sabores y texturas de ciertos alimentos que les disgustan.

Mientras que las formas tradicionales de la terapia podría ayudar y dejar que ciertos alimentos produzcan ansiedad en los niños con este trastorno alimenticios, estos métodos no funcionarán en los niños con los sentidos intensificados. Los investigadores dicen que son necesarias nuevas intervenciones para ayudar a estos niños a mejorar sus hábitos alimenticios.

 

 


Categorías

Nutrición, Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *