Aspecto general del recién nacido (parte IV)

recien-nacido

Ya tenemos la cabeza completa descripta con lujo de detalles y en esta nueva entrega empezaremos a ir bajando por el cuerpito del bebé.

Hoy hablaremos del pecho, las extremidades y el abdomen.

Pecho:

Así sea un niño o una niña, a los recién nacidos pueden verseles las mamas abultadas. Esto se debe a una hormona femenina llamada estrógeno que la madre transmite al feto durante el embarazo. Tal vez, al palparlas, note unas masas de tejido duro en forma de disco debajo de los pezones y, ocasionalmente, los bebes pueden secretar pequeñas cantidades de fluido con aspecto lechoso, llamado “leche de burbujas”. Este engrosamiento mamario desaparece durante las primeras semanas de vida. No quieras que las mamas pierdas volumen mas rápido, no las presiones ni las estrujes. No apresuraras el proceso.

Brazos y Piernas:

Como hemos contado en la primera entrega de esta guía especial, los recién nacidos adoptan una posición muy similar a la que tuvieron dentro del seno materno, llamada “posición fetal”. Podrás notar los brazos y piernas flexionadas y replegadas al cuerpo y los puños cerrados. Es totalmente normal y, pasando las semanas, adoptará una posición más normal.

Tienes que tener en cuenta que las uñas de tus bebes han crecido mucho durante el embarazo. Sin darse cuenta puede arañarse hasta lastimarse. Por eso tienes que cortarles las uñas usando una pequeña tijera.

Abdomen:

A muchos padres, y sobre todo los primerizos, les preocupa el aspecto y cuidado del cordón umbilical. El cordón contiene vasos sanguíneos (dos arterias y una vena) rodeadas de una sustancia gelatinosa. Luego del parto, el cordón se pinza y se ata antes de cortarlo y de esa forma separar al bebe de la placenta.

El muñón umbilical se desprende entre el décimo día y la tercera semana de vida. Tanto en el cuerpo preparto como las enfermeras que asistieron al parto les enseñarán como curar estar parte del cuerpo del bebe periódicamente para prevenir posibles infecciones. Esto de debe hacer con alcohol hasta que se seque y desprenda completamente por si solo. A medida que el muñón se vaya secando, irá cambiando de color, pasando de amarillo a marrón o incluso negro. Esto es perfectamente normal. En caso de que esta parte comience a enrojecer, a supurar liquido o a olor mal, deberás consultar al pediatra.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *