Aumentar de peso entre embarazos se relaciona con riesgo de asfixia durante el nacimiento

aumento-peso-entre-embarazos

Martina Persson y Stefan Johansson del Instituto Karolinska en Estocolmo, acaban de publicar una investigación en la revista especializada PLOS Medicine. Se partía de una hipótesis: el sobrepeso u obesidad en la madre, puede estar asociado con un mayor riesgo de que el bebé se asfixie durante el nacimiento. Al inicio del trabajo no se conocían muy bien los mecanismos, pero los autores señalan los cambios en el índice de masa corporal entre embarazos con el riesgo mencionado. Como la legislación sueca no permite compartir archivos de datos, se ha debido obtener autorización del Comité Ético de Investigación del Karolinska, y los participantes son anónimos.

Se han tenido en cuenta nacimientos entre enero de 1992 y diciembre de 2012, y de las 533.535 madres que habían parido primer y segundo hijo en el período se excluyeron casi 700 por diferentes motivos. También se han obviado más de 6400 mamás tras los resultados del test Apgar, por falta de información de uno de los hijos.

Es un estudio prospectivo de cohortes que relaciona un aumento de peso entre primer y segundo embarazo con Apgar bajo, aspiración de meconio o convulsiones neonatales. Existen algunos estudios epidemiológicos apoyando que un índice de masa corporal, o una variación entre distintas gestaciones pueden intervenir en partos prematuros. Sin embargo, esta es la primera investigación que se centra en los cambios de peso a lo largo del tiempo. Por otra parte, no se les escapa a los investigadores que la fisiopatología relacionada con sobrepeso materno y asfixia al nacer es necesariamente compleja y multifactorial.

Posibles complicacione de la obesidad materna.

Causa inflamación en tejidos placentarios y mamarios, así como deterioro de la función microvascular. Por otra parte se estima que la microbiota intestinal también está alterada y modifica el metabolismo de la mujer, e indirectamente afecta la salud fetal. Pero la macrosomía fetal es la complicación más frecuente, y existe asociación lineal. Son varios los riesgos asociados, entre los que se han mencionado, y otros como hiperinsulinemia o preeclampsia.

Parece que el mayor riesgo asociado a aumento en el peso entre embarazos, está restringido a descendientes de mamás con un IMC las mujeres con bajo peso o peso normal en el primer embarazo tienden a acumular más grasa, porque en sus organismos no se ha producido adaptación metabólica. Pese a esto último no es posible estadísticamente afirmar que el riesgo esté más vinculado a mujeres que en el primer embarazo tenían normopeso pero engordaron entre embarazos. Entre otras cosas, porque se conoce poco sobre la distribución de las grasas en unas u otras situaciones.

El estudio tiene algunas limitaciones, aunque se han estudiado TODAS las condiciones maternas que puedan influir en la asfixia al nacer. La conclusión principal, aunque faltan estudios de confirmación: aunque los mecanismos no están claros, el sobrepeso u obesidad materna aumentan el riesgo.


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *