Aumento de peso durante el embarazo: es importante controlarlo por tu salud y la del bebé

Aumento de peso en el embarazo

Llevo unos días pensando que quizás deberíamos hablar acerca del aumento de peso ‘ideal’ durante el embarazo, concretamente desde que nos ocupamos de las molestias durante el tercer trimestre. Aumentar mucho o muy poco en el transcurso de la gestación puede no ser saludable; aunque el peso antes de la gestación no siempre está relacionado con esos kilos de más o de menos. Es conveniente aumentar de peso lentamente, y sin interrupciones, pero tampoco te debes obsesionar, porque no está mal compensar un aumento ‘inadecuado’ en el trimestre posterior. En general la idea es controlarlo sin agobios, para lo cual es prioritario alimentarse equilibradamente y evitar el sedentarismo, explicaremos mañana cómo.

Cabe aquí una aclaración, porque aunque nadie se pregunta cómo de esa gran barriga en la semana 38 de embarazo, sale un niño de tres kilos y medio, ¿a qué se debía entonces ese aumento de 13 kilogramos? Pues bien, al peso del recién nacido, se deben sumar el líquido amniótico, la placenta, las reservas (necesarias) de grasa corporal, mayor volumen sanguíneo y de líquidos, así como el crecimiento del útero y de los pechos. Gestar a un bebé es toda una ‘obra maestra’, la Naturaleza es sabia y todo tiene sentido, si lo vemos desde este punto de vista. Pero no me quiero desviar, porque me gustaría aclarar que los conceptos ‘mucho aumento’, ‘poco aumento’ son relativos, puesto que dependerán de cada caso en particular. En todo caso, como ya avanzábamos, lo más adecuado sería entre 9 y 12 / 14 kilos en todo el embarazo.

Las recomendaciones escritas pueden varias muchísimo, por lo que te aconsejo que pidas asesoramiento a la matrona y / o a tu ginecólogo. Está claro, por otra parte que si el peso previo no es saludable (mucho o muy poco) los kilos a engordar no deberían ser los mismos que con un peso que se considera adecuado en función de la estatura. Por ejemplo si antes del embarazo existe sobrepeso u obesidad, probablemente te recomienden no sobrepasar los 11 kilos, si por el contrario eres de bajo peso, la indicación será engordar entre 12 y 18 kilogramos. Siempre teniendo en cuenta que la salud no se mide sólo por el peso sino también por otros factores, todos sabemos que hay mujeres altas que visten la talla 38 (o menos) y no están enfermas.

En relación al desarrollo del embarazo y el momento del parto, se podría decir que un aumento exagerado de peso durante el embarazo podría originar diversas complicaciones como diabetes gestacional, tensión alta, riesgo de parto prematuro, parto por cesárea preeclampsia, …

Otras consecuencias del exceso de peso

  • Dolores de espalda y piernas.
  • Problemas circulatorios.
  • Cansancio y dificultades para realizar pequeños esfuerzos.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Visualización deficitaria mediante ecografía, y en consecuencia, dificultades para diagnosticar posibles anomalías.
  • Bebé macrosómico (más de 4,5 kg.), sufrimiento fetal.
  • La obesidad está relacionada con enfermedades cardiovasculares, asma, o diabetes; por lo que se sugiere que una embarazada con estas características podría sufrirlas en el futuro.
  • La ‘línea’ no se recupera a buen ritmo tras el parto.

La idea central de este post es que te tienes que tomar en serio el cuidado de peso durante tu embarazo, sin desatender tu salud.


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *