Autoestima infantil: la importancia de fomentarla en casa

Niña riéndose con su madre

La mayoría de familias saben o han escuchado alguna vez que la autoestima infantil es un aspecto increíblemente importante en el desarrollo de los niños. Pero no todos los padres saben cómo fomentarla y algunos de ellos suelen descuidarla y no darle mayor importancia. Una autoestima sana ayuda a los niños a crecer seguros, autónomos, independientes y sin miedo a equivocarse ni fallar mientras están aprendiendo y adquiriendo nuevos conocimientos.

Por el contrario, una autoestima baja conllevaría a muchas inseguridades, miedos e incluso rechazo de los niños. Podrían no disfrutar de sus días en el colegio por miedo a equivocarse, por miedo a que los compañeros se rían de ellos, y esas situaciones generarían estrés, ansiedad, agobios, un pobre concepto de sí mismos e incluso depresión infantil. Por eso, como decía anteriormente, la autoestima es un aspecto clave en el desarrollo íntegro de los niños y jóvenes.

Hoy nos centraremos en cómo fomentarla en casa, pero cabe destacar que en las aulas también es muy importante que los estudiantes se sientan valorados, escuchados y comprendidos por sus maestros. De esa manera, conseguiremos que tengan una autoestima sana, equilibrada y adecuada. Sin más demora, a continuación os dejo cinco frases que puede ayudaros a que vuestros hijos tengan una actitud positiva consigo mismos y con los demás cada día.

“Te quiero”

Sí, es algo increíblemente sencillo de decir, pero no todos los padres se lo dicen a sus hijos a diario. Con un simple “te quiero” y un abrazo, los niños se sentirán seguros, queridos completos y apoyados por su familia. Eso es muy importante para que vayan felices, animados y contentos al colegio.

“No pasa nada porque te equivoques. Estás aprendiendo”

Como decía antes, muchos niños tienden a tener miedo a fallar, a cometer errores y a equivocarse, sobre todo en los centros educativos. Es fundamental que los padres hablen con sus hijos, les tranquilicen y les digan que no pasa absolutamente nada por no hacerlo todo bien a la primera porque están aprendiendo. En bastantes ocasiones, hay niños que se sienten inferiores a los demás porque ven que no son tan rápidos como los demás. En este aspecto, es muy importante que familia y escuela trabajen juntos y en equipo para que consigan explicar a los niños que cada uno tiene su propio ritmo de aprendizaje. Y que no se es más o menos inteligente por lo deprisa o despacio que se hagan las cosas.

Niña con su padre

“Yo creo en ti. Puedes hacerlo”

Favorecer la autonomía y la independencia de los niños es algo que los padres tienen que tener muy en cuenta. Es fundamental que las familias propongan actividades que los hijos puedan ir haciendo solos (adecuándolas a cada edad, por supuesto). De esta manera, los niños se sentirán útiles y les encantará la idea de querer ayudar a sus padres. Es muy importante que las familias tengan muy claro que en este aspecto los niños se pueden equivocar y que no lo hagan bien ni a la primera ni a la segunda vez. Por eso, es esencial que se le transmitan palabras de apoyo para que lo siga intentándolo y no se de por vencido.

“Nadie es mejor que tú ni tú eres mejor que nadie”

Esta frase me parece fundamental para fomentar también la empatía y la educación en valores. Además de eso, los padres estarían alejando a los niños de una autoestima excesivamente elevada. Ese concepto es igual de grave que el de baja autoestima, pues se podría dar situaciones en que los niños rechazaran a sus compañeros, se sintieran superiores a ellos e incluso les llegaran a discriminar. De esta manera, las familias también estarían impidiendo que sus hijos desarrollasen una alta, inadecuada e insana competitividad en las aulas y en la vida que pudiese llegar a dañar a los demás.

“La próxima vez lo harás mejor. Cuentas con mi apoyo”

Llegamos a los temidos exámenes y calificaciones. Son muchos niños los que se decepcionan al suspender alguna prueba y tienden a adoptar una actitud negativa y derrotista consigo mismos que puede generar ansiedad, estrés e incluso depresión infantil. De nuevo, en este apartado es fundamental que familias y escuelas trabajen unidos para hacer ver a los niños que no pasa nada por suspender un examen y sobre todo explicarles que aprender, en muchas ocasiones no significa aprobar. De esta manera, en vez de regañar a los hijos por una mala nota, sería mejor que los padres mostraran su apoyo a los niños y le transmitieran tranquilidad y serenidad.

Compañeros abrazándose

Seguramente, haya muchísimas más frases para fomentar la autoestima de los niños y jóvenes. ¡Me encantará saber cuáles utilizáis vosotros para que vuestros hijos tengan una actitud positiva con ellos mismos, con los demás y con su entorno! ¿Hablamos en los comentarios?


Categorías

Familia

Mel Elices

Mi pasión por la educación me llevó a estudiar en primer lugar Educación Infantil y después la carrera de Pedagogía. Y mi curiosidad (hasta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *