Autoestima Vs Narcisismo: Sobrevalora a tu hijo y conviértelo en un narcisista

Autoestima Vs Narcisismo: Sobrevalora a tu hijo y conviértelo en un narcisista

Si quieres evitar tener hijos narcisistas, no los sobrevalores. Ese es el mensaje principal de un nuevo estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus y la Universidad de Amsterdam en los Países Bajos, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los EE.UU. Los investigadores realizaron el estudio con el objetivo de entender los orígenes de narcisismo. Según ello, este es el primer estudio prospectivo para investigar cómo se desarrolla el narcisismo.

Muchos padres tratan a sus hijos como si fueran más que los demás, como si se merecieran más por ser especiales. No cabe duda de que para los padres sus hijos son los más especial del mundo. Tampoco hay que tener en cuenta que la autoestima de los niños es fundamental para su correcto desarrollo. Pero sobrevalorarlos no aumenta sus niveles de autoestima, sino que con ello se consigue que sean unos narcisistas. Te lo cuento con detalle a continuación.

Autoestima Vs Narcisimo

Los individuos narcisistas se sienten superiores a los demás, fantasean con éxitos personales, y creen que merecen un tratamiento especial. Cuando se sienten humillados, a menudo arremeten de manera agresiva o incluso violenta. Conocer los orígines del narcisismo es importante para el diseño de intervenciones que ayuden a disminuir o impedir su desarrollo.

Este estudio quiere demostrar que el narcisismo en los niños es cultivado por la sobrevaloración de los padres que creen que sus hijos son más especiales y tienen más derecho que otros. Por el contrario, la calidez de los padres ayuda a cultivar una alta autoestima en los niños cuando estos muestras por sus hijos afecto y aprecio.

Los resultados de este estudio muestran que el narcisismo está parcialmente arraigado en las experiencias de socialización temprana, y sugieren que las intervenciones de entrenamiento para padres pueden ayudar a reducir el desarrollo narcisista y a reducir sus costos para la sociedad.

Desarrollo del estudio

El equipo reclutó a 565 niños en los Países Bajos y sus padres. Los niños tenían edades comprendidas entre los 7 y los 11 años cuando comenzó el estudio. Los participantes completaron encuestas  estandarizados cuatro veces durante el curso del estudio, con un intervalo de 6 meses entre cada encuesta. En las encuestas, se pidió a los padres que calificasen en una escala en qué medida estaban de acuerdo con afirmaciones relacionadas con su hijo, como, por ejemplo,  “mi hijo es un gran ejemplo a seguir para otros niños”.

Tanto a los niños como a los padres se les preguntó acerca del calor emocional que los padres mostraron. A los padres se les pidió que calificaran afirmaciones del tipo “dejo que mi hijo sepa que lo quiero”. A los niños se les pidió que valoran afirmaciones como “mi padre/madre me hace saber que me quiere”.

Los investigadores estaban interesados ​​en distinguir el narcisismo de la autoestima entre los participantes, y para ello realizaron mediciones en los niños de ambas cualidades.

“Las personas con alta autoestima piensan que son tan buenos como los demás, mientras que los narcisistas piensan que son mejores que otros”, dijo Brad Bushman, coautor del estudio y profesor de comunicación y psicología en la Universidad de Ohio.

En el estudio, los niños con alta autoestima estuvieron de acuerdo con las declaraciones que suger´an que eran felices con ellos mismos y que hacían referencia a que les gustaba el tipo de persona que eran, sin decir sobre sí mismos que eran más especial que otros.

El profesor Bushman y sus colegas encontraron que los niños que fueron descritos por sus padres en las encuestas como “más especiales que los demás niños” y que “merecen algo más en la vida” lograron mejores resultados en las pruebas de narcisismo.

“Los niños creen a sus padres cuando les dicen que son más especiales que otros. Eso no puede ser bueno para ellos o para la sociedad”, dice el profesor Bushman.

Los padres sobrevaloran a sus hijos para aumentar la  autoestima de estos

El autor principal, Eddie Brummelman, investigador en la Universidad de Amsterdam, sugiere que los padres pueden sobrevalorar a sus hijos en un intento de aumentar su autoestima, pero “en lugar de aumentar la autoestima, la sobrevaloración, sin darse cuenta, puede elevar los niveles de narcisismo.”

Es más, la sobrevaloración de los padres no se asoció en el estudio con mayores niveles de autoestima en lso niños. Sin embargo, sí que hubo una correlación entre los padres que mostraron calidez emocional y los niños que mostraron una mayor autoestima a través del tiempo. Además, el estudio no encontró ninguna asociación entre la calidez de los padres y el narcisismo.

Curiosamente, el profesor Bushman afirma que, como padre de tres hijos, ha cambiado su estilo de crianza de los hijos como resultado de su investigación. “Cuando empecé a hacer esta investigación en la década de 1990, yo solía pensar que mis hijos debían ser tratados como si fueran extra-especiales. Tengo cuidado de no hacer eso ahora. Es importante expresar calidez a sus hijos debido a que puede promover la autoestima, pero sobrevalorarlos puede promover un mayor narcisismo “.

Los autores creen que sus resultados apoyan la idea de que las intervenciones de capacitación para padres pueden enseñarlos a expresar afecto hacia sus hijos sin decirles que son superiores a los demás niños. “Los estudios futuros deben probar si esto puede funcionar”, concluye Brummelman.

Comentarios

Sentirse mejor que los demás aleja a las personas de la felicidad. El narcisismo puede convertirse incluso en una patología.

Educar en la autoestima implica mucho más que el hecho de que el niño se sienta valorado. El niño, además de conocer sus fortalezas, también tiene que aprender cuáles son sus debilidades y aprender cómo superarlas. El niño tiene que aprender que puede mejorar, y tiene que aprender el valor de ponerse metas realistas y sentir el placer de alcanzarlas.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *